lunes, 28 de junio de 2010

SIBILA - vivir de prana


Sibila. Aragón Castro, Nuria

Nuria Aragón Castro, "Sibila", que practica un modo de vida alternativo en medio de la naturaleza, es autora de diversos libros como "Vida Libre y Natural", "Cuentos Naturistas" y "Sentimientos, Dibujos y Reflexiones Espiriturales" (todos ellos en Mandala Ediciones).

Nací en Madrid-España, en una familia intelectual con un nivel socio-económico medio-alto. A los 17 años recién cumplidos me emancipé. Leila y Altair nacieron en partos naturales domiciliarios, en Fresnedillas de la Oliva (Madrid). (El padre es de El Escorial). En red alternativa podréis ver una entrevista que me hicieron al respecto.

No tengo aquello a lo que soléis denominar profesión. He estudiado varias cosas y trabajado en muchas, pero hace cuatro años decidí trabajar sólo para el Universo, por lo que simplemente hago aquello que siento. Es decir, soy una Botones del Universo.

Tengo varios libros publicados en la Editorial Mandala
("Vida Libre y Natural -con un capítulo dedicado a la no escolarización-, "Sentimientos, dibujos y reflexiones espirituales", "Cuentos naturistas para niños y adultos", "Observando a la vida" y “ Mística en la Vida Diaria”).
La sibila es un personaje de la mitología griega y romana. Es una mujer que dispone de poderes para la profecía, inspirados por el dios Apolo.

Vida Libre Y Natural EAN: 9788495052827 ISBN: 978-84-95052-82-7
NURIA ARAGON CASTRO(SIBILA)
Mandala ediciones
Naturismo y Naturaleza y Medioambiente y Higienismo







Un libro fascinante y sencillamente maravilloso. Su subtítulo es : "En el camino de la sencillez y el amor".

(dentro de este libro hay un capitulo sobre VIVIR DEL PRANA podemos leerlo aqui)
El libro es muy sencillo y sincero. Sencillo porque mi vida es sencilla y no tiene mucha historia. Sincero porque sino, no tiene sentido tanto daño medioambiental aunque duela más de este modo al ego y me haya traído alguna complicación emocional (también alegrías y satisfacción). Me alegro que el libro refleje mi tolerancia o apertura para los que viven la vida de otro modo... Así define Nuria Aragón Castro, autora del libro Vida libre y natural su obra, y creo que en mi caso no hubiese podido definirlo mejor. Por casualidad topé en una librería con él, vi que hablaba entre otras cosas de Naturismo y lo compré. Poco a poco he ido leyendo sus distintos capítulos que hablan de una forma de vivir diferente, más natural, más sana, más respetuosa con todo lo que nos rodea, más viva sin duda. Si algo transmite el libro son ganas de vivir y sentir cada cosa que nos rodea, de gozar de cada momento, de saber renunciar y haber renunciado a cosas materiales que muchas veces no hacen otra cosa que complicarnos la existencia, de apreciar y valorar todo lo que la Naturaleza puede brindarnos.
Pero Nuria no intenta convencer a nadie con su forma de vida, como ella misma dice: He vivido anteriormente muchos años sufriendo los juicios de los demás hacia mi sensibilidad y supuestas "extravagancias" (según ellos), años en los que aprendí que no quería provocar esas mismas sensaciones en nadie, así que el no juzgar ni tan siquiera de pensamiento es primordial. Tan sólo hay que pensar o abrir la boca para irradiar luz y amor, sino, mejor estar callado y meditando. Entonces empiezas a descubrir que la vida es realmente bella y maravillosa.Su libro expone simplemente sus planteamientos y convicciones ante distintos aspectos de la vida y su forma personal de afrontarlos, y los razona y documenta en cada caso, pero sin imponer ninguna idea.


Entrevista a Nuria Aragón Castro
Crudivegana, especialista en el parto natural, lactancia materna, artesana, pintora y conferenciante
15729 bytes Imagen del artículo
Nuria en su finca con sus
dos burros "Luna" e "Hijo del Viento"

Desde hace de 10 años aproximadamente consumes una dieta vegetariana, ahora, tu dieta es a base de alimentos vegetales crudos, ¿cómo te sientes?¿Por qué decidiste alimentarte de esa forma?¿Antes cómo era tu estilo de vida?
Anteriormente mi vida se centraba en los estudios y en el trabajo. Apenas pisaba los bares pero sí montaba fiestas periódicas en mi casa donde bebía cerveza y fumaba porros. Comía lo más barato que encontrase en el mercado o cualquier cosa que me diesen sin preocuparme qué era o qué consecuencias podía tener en mí. Me hinchaba a helados y dulces caseros.
El camino que he seguido en mi alimentación no ha sido 100% estable pero sí muy uniforme y progresivo. Sabía y sé hacia dónde quiero ir y poco a poco me he ido acercando más. Cuando me planteé el vegetarianismo fue principalmente por motivos morales, acompañados de los económicos.
El crudiveganismo (comer alimentos vegetales crudos) lo siento más como un reencuentro conmigo misma, con mi esencia y mi Naturaleza. Como un bien físico y psíquico. Ahora me siento bien, mejor que nunca, plena y ligera, enérgica. Físicamente estoy fuerte y ágil. Psíquicamente estable, serena y optimista.
Has tenido tus dos hijos en casa, ¿cómo fue la experiencia?

Más que bella. Tengo un lazo muy, muy especial con mis hijos y creo que gran parte de ello viene por estas experiencias. En un principio sólo quería un hijo. Tras mis sentimientos y experiencias con Leila, quería dos. Ahora, tras Altair, no pongo números pues mi corazón y deseos no tiene límites. La vida me dirá. El parir en casa me conectó conmigo misma y con mi esencia de mujer. La autoestima la elevó hasta el infinito, haciéndome más fuerte y responsable de mi misma y mis actos.
¿Podrías explicarnos cuáles son los beneficios de dar a luz en casa y los inconvenientes de hacerlo en un hospital?

Beneficios en casa: Unión y apoyo familiar (pareja e hijos), mínima tensión (lugar conocido, refugio);
el parto es un día más del embarazo, el culminante; no hay que estar pendiente de maletas, transporte ni nada, (sólo de ti y del bebé);
partos más cortos y con menor dolor, si lo hay (no hay oxitocina y, por tanto, tampoco agujetas);
te introduces en ti misma con más facilidad y los músculos se relajan mejor, eliges la postura y el lugar que quieres,
no hay enemas ni rasurado;
tampoco episotomías y sí mucha intimidad, calor y amor.
Es más barato y menos contaminante a nivel estatal.
No se separa al niño en ningún momento de la madre, ni se vacuna de la hepatitis B, ni se inyecta la vitamina K.
Tampoco promueves la experimentación animal y favoreces la lactancia, evitando futuras grietas. Menor muerte neuronal del bebé. No se lava ni se pesa al niño (a no ser que nazca sucio de sangre) y el test de Apgar se hace estando sobre la madre sin violentar.
La prueba del talón es voluntaria y puedes hacerla a la semana. El ambiente (luz y temperatura) es más adecuado al bebé. Mayor autoconfianza. Tú eliges y decides tu parto, haciéndote responsable de él y de ti misma, no otros. Mayor sensibilidad y mucho, mucho amor.
Inconvenientes hospital: Frialdad, rigurosidad, rutina, falta de individualismo y amor. Muchas agresividad psíquica y física, tanto para la madre como para el bebé. Mayor toxemia, mayor depresión post-parto, la soledad... ¡y cien más para una mujer sana!

14300 bytes Nuria con sus dos hijos
Nuria con sus dos hijos Leila y Altair
La madre que decida tener un hijo en casa, ¿qué consejos puedes darla?¿Qué tiene y no tiene qué hacer?¿Qué estilo de vida es conveniente que practique?

Que confíe en ella misma y en la vida. Que su cuerpo y su cerebro están plenamente capacitados para parir y vivir una de las experiencias más bellas de su vida.
Que intente apartar de su mente dogmas y preocupaciones, centrándose y metiéndose en sí misma lo antes posible. Que se deje llevar y sentir. Que sea fiel a sí misma, haciendo lo que siente, se comunique constantemente con el bebé rodeándose de amor y rechazando al instante cualquier perturbación negativa.
Le aconsejo que se informe sobre el proceso fisiológico del parto y se ponga en contacto con más gente del sector. A veces el conocer nos ayuda a comprender y confiar. Y algo muy importante: En un embarazo no sólo está el parto, éste tan sólo dura un día, unas horas.
El embarazo dura nueve meses muy importantes en donde conviene que se esfuerce por rodearse de cariño, aire puro, ambiente tranquilo, alimentación lo menos tóxica posible con dominio de frutas, no se medique y rechace toda crítica, pensamiento o sentimiento negativo.
Cada segundo de este periodo repercutirá mucho en la salud física, psíquica y emocional del futuro niño. Desde el momento de la concepción, éste ya es un ser receptivo con memoria, consciente y sensitivo.
¿Qué opinas de las vacunas y en especial de aquellas «destinadas» a los niños?¿Es obligatorio vacunarles en España?

Las vacunas me parecen el gran timo del siglo. No sólo no las considero efectivas ni tengo el concepto vacunas igual a inmunidad, sino que además crean grande daños físicos, psíquicos y energéticos a corto, medio y largo plazo, aunque aparentemente no veamos externamente efectos secundarios. Además, contaminan mucho, se despilfarran mucho dinero que podría ser empleado en una mejora de las calidades de vida, laborales, alimenticia e higiénica; promueven una manipulación estatal y empresarial para con las poblaciones, además de crear sufrimiento animal y humano.
Lo de los niños, me resultan más horripilantes todavía, sobre todo si son puestas antes de los tres años en que su sistema inmunológico no está consolidado. Igualmente sin son conjugadas, uniendo dos, tres, cuatro, cinco, seis o siete vacunas en una sola, produciendo mayores efectos secundarios.
En España, no son obligatorias ninguna de las vacunas salvo riesgo declarado de epidemia (me refiero a una epidemia real, no a lo que ocurrió con la meningitis) en donde El Estado las impone y se hace cargo de ellas. Si en el colegio o en algún lugar te las piden, basta con entregar un certificado médico que demuestre que tu hijo no posee ninguna enfermedad infecciosa en ese momento.
Desde hace tiempo vives en el campo, en una finca de tu propiedad con tus dos hijos sin las «comodidades» típicas de la vida moderna, ¿podrías decirnos por qué decidiste vivir así y cómo es tu estilo de vida en ese entorno natural?

Porque cada célula de mi cuerpo necesitaba de él. Si quiero comer fruta y verdura cruda y biológica 100%, nada mejor que tener un terreno y cultivarlo yo misma.
El vivir aquí también suponía menos gasto y, por tanto, más tiempo para mí y para mis hijos. Si éstos no va a ir a la escuela, qué mejor que trabajar donde vivo y estar con ellos, compartiendo. Y, sobre todo, porque la paz y la plenitud que te ofrece el campo no la he encontrado en ningún otro sitio. Aquí te expandes, dejas de ser tan físico y material para volverte etéreo, conexionando mucho más con todo.
¿Cómo consigues ser autosuficiente en ese entorno natural?

Aquí poco a poco te vas desligando de todo.
La luz la saco de dos baterías usadas de coche. He puesto tres bombillas de doce voltios que conecto mediante enchufe a una de ellas. Para recargar la de repuesto, tengo una instalación hecha en el coche de tal modo que cuando me desplazo con él, éste se recarga.
Frío no paso pues tengo edredones de lana y una estufa de butano.
La estufa está en el avance y, cuando nos vamos a meter a la caravana, ésta la apagamos. Con una bombona al mes, he tenido suficiente en el invierno. TV no tengo desde hará once años, quitando un intervalo de año y pico hace nueve.
Como no comemos cocinado, no tenemos problemas con los hornos, vajillas, cocinas, neveras, compras...
Y, cuando viene alguien, le cocino en un fuego o en una cocina de camping, friego a mano y ya está. La lavadora si que la he echado de falta muchas veces, sobre todo en invierno. En estos casos, me iba a casa de un familiar o amigo y lavaba allí. Otras veces lavo a mano. Hace poco llegué a una conclusión:
no es una lavadora lo que necesito, si no eliminar vestuario.
De este modo, tendré menos trabajo, contaminaré menos y poseeré más espacio. Dos piezas de cada son más que suficientes. Quiero ponerme seriamente y seleccionar.
Para el aseo vamos al arroyo o lo hacemos en una palangana. Algunas veces hemos calentado agua y otras nos hemos duchado en casa de amigos al hacerles alguna visita.
Tú te encargas de la educación académica de tus hijos, ¿verdad?¿Por qué has decidido no llevarles a la escuela?

Un libro entero se puede escribir para contestar a esta pregunta. Muchas son las razones que me llevan a no escolarizar:
ruptura total en nuestro ritmo y valores de vida,
excesiva presión, rigidez y disciplina en la escuela;
temario y valores no compartido.
Falta de espiritualidad, silencio, observación e interiorización.
No creo en ella como medio de aprendizaje y crecimiento personal.
No potencia lo que hay dentro de cada uno, ni el amor.
¿Cómo están tus hijos actualmente?¿Cuál es su estilo de vida?¿Cómo les cuidas?

Me resultan bastante sanos, fuertes, sociables, equilibrados, inquietos, armoniosos, tranquilos, generosos, creativos, independientes, cariñosos, con mucha personalidad y un tanto salvajes, lo reconozco. Estoy muy contenta con ellos, con su evolución y cómo se portan y sienten normalmente. Cuando están conmigo, suelen comer y vivir como yo aunque tiendo a dejarles que ellos decidan y sean conscientes de sus actos.
Les cuido y educo según el momento, sin pautas fijas. Tengo en cuenta sus sentimientos, necesidades e inquietudes e intento compaginarlas con las mías. Ellos, con su pureza, me guían, no yo a ellos. Intento aprender a escuchar y observar, a no hacer o castrar, tan sólo apoyar y amar.
12200 bytes La casa de Nuria
Una panorámica general de dónde vive Nuria
Crees que las enfermedades típicas y convencionales que tienen muchos niños son ocasionadas principalmente por el estilo de vida convencional que practican: dieta, medicamentos, vacunas, entorno, etc.?

Estoy más que convencida de ello.
Mis hijos (5 y 3 años) jamás han tenido una otitis, conjuntivitis, anginas... Se constipan contadas veces y tan sólo han pasado la varicela, siendo ésta muy suave y no afectando apenas su estado anímico.
No creo que esto sea casualidad. Su sistema inmunológico está puro y apenas hay toxemia en el organismo.
Normalmente comen fruta y verdura cruda, no están vacunados de nada, no toman medicamentos de ningún tipo, respiran aire puro, se mueven todo lo que el cuerpo les pide cuando se lo pide, viven en un ambiente tranquilo y natural, sin humos, ruidos, voces constantes, estreses...
Viven en un ambiente sano y saludable. Por ellos están sanos y saludables. Si no fuese así, tendría claro que algo habría que cambiar.
¿Qué piensa tu familia y allegados de tu forma de vivir?¿Están de acuerdo?

Este es un tema un poco delicado. A la gente le cuesta aprender y/o aceptar otros valores y modos de vida, de sentir. Mi familia reconoce que estoy bien, que mis hijos están sanos y equilibrados, pero ven desde el sufrimiento mi modo de vida, de vestir, de comer...
Temen por la imagen para con los vecinos cuando nos vean llegar a su casa, temen mi supuesto futuro "batacazo" final. No llegan a creerse, aunque me vean y vean a mis hijos, que con este modo de vida no hay tanto sufrimiento, sino todo lo contrario, mucha plenitud y amor. Sintiendo que se fantasearán viviendo como vivo y se llenarán de miedos, no viéndome con mis necesidades y filosofía de vida, pero allí están, yo les quiero y ellos me quieren.
Con los amigos es diferente. Unos están de acuerdo en algunas cosas, otros en bastantes y otros en nada, pero todos me aceptan plenamente. Siento que tienden a tomarse como guía aquellos que sienten o se identifican algo con mi modo de entender y practicar la vida. Los otros, me miran con curiosidad y asombro, a veces esperando que de una vez por todas caiga y les demuestre mi supuesta equivocación, otras con gran admiración y sorpresa.
¿Podrías decirnos a qué te dedicas profesionalmente?

Me considero agricultora y artesana. Estoy intentando sacar adelante este terreno del que querré vender su sobrante.
La artesanía del esparto, enea, junco, rafia y otras fibras vegetales también me seduce mucho, por lo que elaboro diversos objetos y los vendo a tiendas y particulares. A veces diseño parte del interior de alguna casa con estos materiales. También de vez en cuando ingreso algún dinero con algún cuadro vendido o con algún artículo escrito.
Doy conferencias y asesoro sobre el parto natural, la lactancia materna, la antivacunación. Me gustaría esforzarme más en trabajar difundiendo mi modo de vida, animando a la gente a realizar aquello que su corazón pide, a amarse a sí mismos, a la vida y a la Naturaleza.
¿Las personas interesadas cómo pueden ponerse en contacto contigo?

Escribiéndome una carta al Apartado de Correos número 73, 28280- El Escorial (Madrid)

Fuente: Entrevista realizada el 29/05/2001 por el fundador de redalternativa.com José Manuel Casado a Nuria Aragón.
---
El mejor de los seres es semejante al agua, la cual beneficia a todas las cosas, sin ser contenida por ninguna. Fluye por lugares que otros desdeñan, donde se acerca más deprisa al Tao. Tao Te King (Lao Tse)
La no escolarización, una opción educacional más
Entrevista a Sibila (Realizado por la revista “El Baifo”)

Cada vez son más las familias españolas que deciden no llevar sus hijos a la escuela haciendo para ello legalmente uso de sus derechos constitucionales. Cada una acoge un “sistema educativo” diferente, propio y personal. Aquí Sibila, a través de su testimonio, nos muestra diversos valores que la empujan a descolarizar a sus dos hijos.

Nombre de los integrantes de la familia, dónde viven, procedencia, edades y profesiones de los padres, edades y sexo de los niños... De estos datos, ustedes nos aportan lo que quieran.

Mi nombre es Sibila, especie de nombre iniciático de Nuria Aragón Castro (17-09-1971) y, entre las diversas cosas que hago, reivindico nuestros derechos para no escolarizar por lo que no necesito anonimato. Vivo con mis dos hijos físicos Leila (niña, 26-03-1996) y Altair (niño, 22-08-1997) que no van a la escuela ni han ido nunca ni tenemos intención de que vayan. Vivimos en la finca Amor y Vida - Amor y Luz, a unos 6 Km. del pueblo El Hoyo de Pinares, Ávila. El padre no vive con nosotros. Desde hace casi un año se vinieron a vivir a la finca más gente y estamos creando una comunidad crudivegana. Entre esa gente, hay más niños que tienen entre 3 y 6 años. Todos ellos iban antes a la escuela y han salido de ella ahora tras venirse a vivir a la finca.

Nací en Madrid-España, en una familia intelectual con un nivel socio-económico medio-alto. A los 17 años recién cumplidos me emancipé. Leila y Altair nacieron en partos naturales domiciliarios, en Fresnedillas de la Oliva (Madrid). (El padre es de El Escorial).

No tengo aquello a lo que soléis denominar profesión. He estudiado varias cosas y trabajado en muchas, pero hace cuatro años decidí trabajar sólo para el Universo, por lo que simplemente hago aquello que siento. Es decir, soy una Botones del Universo.

Tengo varios libros publicados en la Editorial Mandala ("Vida Libre y Natural” -con un capítulo dedicado a la no escolarización-, "Sentimientos, dibujos y reflexiones espirituales", "Cuentos naturistas para niños y adultos", "Observando a la vida" y “ Mística en la Vida Diaria”).

Actualmente estoy terminando de escribir uno sobre la no escolarización ("Enseñanza no Oficial"). También escribo diversos artículos, acompaño partos naturales, guío satsangs, doy charlas, recolecto fruta, asesoro sobre alimentación, salud y sencillez de vida, construyo casas, educo niños, pinto, hago artesanía, etc... Depende de lo que se necesite de mi y de lo que el universo me ofrezca.

1. ¿Por qué decidieron educar a sus hijos en casa? (Quisiéramos que en la respuesta, si es posible, nos aclararan si alguna vez los niños estuvieron escolarizados, dónde y por qué dejaron de estarlo; qué opinan de la educación institucionalizada, si tienen datos de la calidad educativa de Canarias –o el lugar en el que residan-, la labor de los docentes y, en definitiva, qué opinión les merece la situación educativa en las islas –o en el lugar en el que residan-).
No escolarizo a mis hijos por infinidad de razones, ya no sólo por la calidad educativa, sino por todo lo que la escuela conlleva de valores, costumbres y polarización social además de no compartir gran parte del temario y sentir que es una manipulación de masas increíble.
No las considero sanas a nivel físico, psíquico y, mucho menos espiritual. Considero que lo primero que tendríamos que hacer es buscar la Unicidad para con el Todo y, desde ahí, simplemente permitirnos Ser y entregarnos a los demás. Las escuelas no tienen esa finalidad, ni tan siquiera las alternativas y transmiten mucha inseguridad personal. Acabamos mirando a fuera y creyendo más en los demás que en nuestro propio Maestro Interno.

2. ¿Cómo tuvieron conocimiento de la posibilidad de educar a sus hijos en casa y de qué forma se vincularon a esta propuesta educativa? ¿Con qué asociaciones que defiendan esa propuesta educativa mantienen actualmente contacto y qué otras conocen?
El Planteamiento surgió ya antes de estar embarazada del padre, por su fuerte anhelo a que no castrasen a los niños. Él es muy aficionado al ajedrez. Sabía de campeones mundiales que han triunfado en su vida sin haber ido a la escuela. Yo creía que era ilegal y que, para colmo, el peso de la educación recaería sobre mí, asustándome. Ahora veo que no soy yo quien les educa, sino la vida misma. La educación viene de dentro hacia afuera, no de fuera hacia adentro. Decidí dejármelo sentir y, en cuanto los miedos se disiparon a los pocos días, deje de cuestionármelo. La escuela me parecía antinatural, una ruptura.

Estoy vinculada con “Crecer sin Escuela” y con “ALE”. Sé de muchas asociaciones internacionales pero no tengo contacto con ellas, sólo con gente particular que viene buscando apoyo y consulta particular del tema.

Conozco a más familias de diversas zonas pero nunca vamos a visitarlas. Nos basta con saber de su existencia, aunque hace unos meses hemos tenido contacto por e-mail con una familia que no conocíamos y vive en un pueblo relativamente cercano de Madrid, con la que queremos contactar más directamente.

3. ¿Hay otras familias en su lugar de residencia en su misma situación con las que mantenga contacto? ¿Existe algún tipo de colaboración? En caso afirmativo, explicar de qué tipo de colaboración se trata.
Hace unos meses se han venido a vivir a la finca varias familias con niños pequeños que los han desescolarizado.
¿Nuestra colaboración? Aunque independientes entre todos, formamos un sólo cuerpo, una bella familia.

4. ¿Han tenido algún problema legal? ¿De qué forma lo han solucionado?
Bueno, lo que se dice problema, no. ¿Cómo tenerlos si todo lo que hacemos es legal? Cierto que infinidad de veces nos han denunciado gente desconocedora e inocente y desde hace algo más de medio año los Servicios Sociales de Castilla y León intentaron ejercer mayor presión con 4 ó 5 visitas, varias cartas, e-mail y demás. Digamos que han estado un tanto descolocados con nuestra situación. No conocían nada similar y no sabían como actuar. Los funcionarios no se saben las leyes, tan sólo las rutinarias de uso. Por ello, la labor de los pioneros que abren camino es la de transmitírselas con amor, sin juicio, para que hagan mejor su labor y a eso nos hemos dedicado estos meses. Hace una semana, recibimos una notificación donde nos comunicaban el cierre y archivación del caso al "no existir motivos que justifiquen la acción protectora de esta Entidad Pública pues, aunque la familia tiene un estilo de vida distinto del habitual, los menores tienen cubiertas todas sus necesidades básicas, afectivas y de educación".

5. La opción por la educación no escolarizada de sus hijos, ¿ha cambiado la forma de vida familiar? ¿De qué manera?
Lo que realmente ha cambiado mi estilo de vida no ha sido la no escolarización, sino el aumento de la sinceridad y consecuencia para conmigo misma, por lo que simplemente he seguido mi camino, aquel trazado incluso antes de mi nacimiento, no habiendo ningún giro en él con la llegada de Leila y Altair y su no escolarización.

6. ¿Cuál es el método de enseñanza que aplican con sus hijos? ¿Con qué materiales educativos trabajan? ¿Tienen algún horario específico de formación? ¿Los implican con el entorno, con el lugar en el que viven? ¿Reciben algún apoyo externo a la familia? ¿Acuden a alguna academia o centro para completar su formación (idiomas, deporte, artes...)? ¿Llevan a cabo algún tipo de programación del aprendizaje? En caso afirmativo, ¿En función de qué planifican? ¿Cómo evalúan ustedes los conocimientos adquiridos? ¿En qué medida toman como referencia la educación institucionalizada?
Con ellos no aplico ningún método de enseñanza. Simplemente intento vivir del modo más puro posible e irradiarles mi Luz. Desde que nacieron me acompañan a todos los sitios a los que voy y en todo lo que hago, sea social, laboral, familiar, espiritual, asociacional, de ocio, etc... Ellos aprenden de ello lo que quieran aprender cuando lo desean aprender. Por ejemplo, el 28 de enero vinimos a Creta, Grecia y estaremos aquí en total cerca de mes y medio. Durante este mes voy acompañar un parto natural domiciliario, asesorar sobre lactancia, cuidados del recién nacido, alimentación, etc..., voy a una Iglesia Ortodoxa a ayudar a pintar frescos de iconos gigantescos, meditamos mucho, recolectamos aceitunas, hierbas diversas y leña. Leemos la Biblia, tocamos la guitarra, vamos a comprar y a la playa, contesto e-mail y cartas, escribo un libro... y todo lo hago en compañía de ellos. Si quieren también pueden aprender el idioma, geografía y arte e historia, así como matemáticas (comprando). No les llevo de turismo pero viviendo aquí respiran el arte, la historia, la sociología, la botánica y la etnología del lugar. Así es como les enseño algo. Digamos que las enseñanzas no son individuales o independientes sino que éstas van juntas, en bloque. No hay clases de idioma, música, arte, matemáticas, biología, geología, religión, historia, gimnasia... Sino que todo está integrado, es Uno. ¿Cómo buscar la unicidad para con el todo si ni nuestra propia vida está unida? Repito, para mi lo más importante es que se sientan conectados con el Cosmos, pueden ser ellos mismos y se expresen en el amor.

No trabajamos con ningún material educativo más allá del que nos ofrece la vida real del mundo de los adultos, aunque sí tenemos una enciclopedia, un buen atlas y muchísima bibliografía, espiritual, científica y literaria.

Jamás me he puesto a ninguna hora concreta a enseñarles nada. Intento contestarles a todas sus preguntas cuando surgen y dedicarles tiempo cuando me lo reclaman, bien sea para jugar, pasear, escribir, leer, meditar, charlar, bailar, pintar, hacer música, comer o lo que sea.

Están igual de implicados en mi vida y en nuestro entorno que yo. Igual de implicados en mi vida afectiva, social, laboral, intelectual, asociacionista, etc...

No recibo ningún apoyo externo de la familia ni estatal ni nada de eso.

Poseemos muchísimas amistades profundas y sinceras. Ellos se relacionan con ellas al igual que con la numerosa gente que viene a la finca, de modo independiente, no por ser mis hijos.

No acuden a ningún sitio extraoficial u academia. Bueno, acuden a la academia de la Vida y de uno mismo ¿Te parece poco?

No planificamos nada. Simplemente vivimos y nos permitimos Ser, acoger lo que el Universo nos trae tal y como nos lo trae. Vivir el Aquí y ahora...

Tampoco evalúo los conocimientos adquiridos pues, realmente, aunque te parezca borde o una burrada, no me importan. Lo que me importa es su equilibrio interno y su espiritualidad y, aún así, es su camino, no el mío. De lo que realmente he de preocuparme es de ser una persona impecable, equilibrada y serena, llena de luz, amor y divinidad. Desde ahí, irradiarles y protegerles pero no sólo a ellos, sino a todo.

No tengo para nada en cuenta la educación institucionalizada. Ya te digo, no comparto la temática de las escuelas ni su concepto de sabiduría. Para mí el más sabio no es el que más conocimientos intelectuales tiene, sino el que más recursos internos posee. La sabiduría no está en la Universidad, sino en el Ser.

Nunca he ido a informarme para mis hijos físicos de cómo funcionan las escuelas pues no forma parte de mi camino ni búsqueda ni transmisión.

7. Este modelo educativo que ustedes han adoptado, ¿de qué manera está influyendo en la socialización de sus hijos? ¿Hay alguna preocupación por reforzar los vínculos con otros niños?
No me inquieta tampoco este tema. Leila y Altair son muy sociables y se adaptan a cualquier situación. A su vez, son muy introspectivos, independientes y solitarios. Con eso me basta. Por lo que he podido ver también en otros niños no escolarizados, suele ser común de todos ellos que saben tratar a gente de todas las edades, aprender de todos y amar a todos, no sólo a los de su edad.

8. ¿Creen que esta opción educativa puede cerrarle las puertas para que, en un futuro, sus hijos puedan trabajar en lo que quieran?
No. Considero que aquel que está seguro de sí mismo y conectado con el todo es el que realmente se "come el mundo", es feliz, puede trabajar en cualquier cosa y lo hace en aquello que realmente desea.

Pienso, siento y veo que este tipo de enseñanza conlleva muchísima seguridad en uno mismo, tanto para los padres como para los hijos.

9. ¿Han pensado incorporar a sus hijos al sistema educativo reglado? ¿En qué momento? ¿Por qué? En caso afirmativo, ¿creen que habrá algún desfase en cuanto a conocimientos y que tendrán problemas de adaptación a las dinámicas escolares?
No aunque siempre será lo que ellos decidan. Es su camino, no el mío. Ellos han de seguir a su Maestro interno, no a mí. Si alguna vez me lo piden, irán a la escuela o universidad que deseen e intentaré apoyarles y ayudarles. No sé si en ese caso habría desfase de conocimientos. Supongo que sabrán intelectualmente mucho más de unas cosas y menos de otras pero, si desean aprender, aprenderán en poco tiempo.

La adaptación a las dinámicas escolares no tiene por que ser un problema si ellos aprenden desde siempre que toda acción conlleva muchas cosas, algunas deseables y otras no, aprendiendo a hacerse responsables de sus decisiones y sentimientos, así como consecuentes en ello. Moldeables y adaptables.

10. ¿Qué beneficios aporta a la familia en general, y a los niños en particular, la educación en casa? ¿Hay perjuicios o problemas?
¿Problemas? ¡Ninguno! ¿Qué es un problema? Cierto que requiere mucha mayor inversión de energía por parte de los padres pues han de estar con ellos 24 horas aunque en este caso, los padres vivimos separados y la mayor inversión de tiempo recae sobre mí, pero supongo que aunque estén los dos padres, es igual. Si eres sincero contigo mismo y con los demás, no te sientes mal ni desgastado pues no has de mantener ninguna imagen. También puede suponer más gasto económico en algunas familias pero esto no suele ser sólo por la desescolarización, sino también por el concepto de vida.

¿Beneficios? ¿Qué es un beneficio? Si consideras beneficio a aquello que te impulsa en tu caminar solventando más rápidamente la liberación de karmas con el mayor beneficio universal, permitiéndote aflorar toda la pureza de tu amor y de tu divinidad, este sendero está lleno de beneficios.

11. Nos gustaría también que opinaran los niños, comentando qué les ha aportado ser educados en casa y qué opinan ellos de la institución escolar.
Les he leído la pregunta y esto es lo que me han dicho (no he añadido ni quitado nada):
* LEILA: Me gusta que mamá está mucho para mí, que puedo estar con ella. Aquí no me castigan si hago algo mal o llego tarde. Aquí no tengo que hacer matemáticas ni cosas de esas. Confío más en lo que dice mi madre que la profesora. Si mi mamá me dice algo mal, me entra por un oído y me sale por otro pues ya la conozco.

En el cole hay que estar mucho tiempo y no puedo estar tanto con mi mamá.

Es más divertido estar en casa, puedo estar jugando todo el rato que quiera y puedo hacer lo que quiera.

En la escuela me dicen cosas que no son verdad, me lo ha dicho mi mamá y la creo.

Creo que mi vida es más espiritual en casa que en el cole.

Me parece más sabio estar en casa pues estoy mejor, no te dicen mentiras y no tengo que estar todo el rato haciendo cosas. Pienso que los padres que llevan niños al cole es porque no quieren estar todo el día con ellos o no pueden.

* ALTAIR: Lo mismo que Leila. Somos hermanos igualitos. Con eso ya está.
© 2008 

------------
 

Ponencia: Vivir en la Luz
Ponente: Sibila (Nuria Aragón Castro)
Evento: Congreso Die Wurzel
Lugar: Nuremberg (Alemania)
Fecha: 24 Junio 2004
Notas:
         - Escrito para la revista alemana Die Wurzel sobre lo hablado en la charla.



Pequeñas y pocas son las leyes que nos llevan a aumentar la luz de nuestro interior ayudándonos a irradiar cada vez más amor y a acercarnos a la Fuente. Éstos son algunos de los pasos que a mí me han ayudado…


            Hola amig@s, primero deseo presentarme y presentar a mis hijos físicos. Mi nombre es Sibila y he venido de España junto con Leila y Altair que por ahí andan revoloteando. Vivimos en la comunidad crudivegana Amor y Vida – Amor y luz, una finca ubicada en Ávila, en el interior de España, al oeste de Madrid.

            Leila y Altair al igual que los otros niños de la comunidad, no están escolarizados y se alimentan de forma crudivegana aunque ellos, cuando están con su padre o salimos de casa, a veces comen cocinado vegetariano.

Nacieron en partos naturales domiciliarios, uno en seco y otro en la bañera, y ambos mamaron pecho hasta los cinco y cinco años y medio, mamando también Leila mientras estaba embarazada de Altair, quien se reenganchó luego mamando los dos a la vez. A esto se denomina lactancia en tandem. Por entonces deseaba alimentarme de modo crudivegano aunque no lo hacía al 100% pero a los tres años aproximados de nacer el pequeño, sí me alimentaba así al completo. Ahora, Altair tiene casi siete años.

            Vivimos en una casita de 3´5 metros cuadrados a 750 metros de altitud, sin calefacción, wc, electricidad ni agua corriente. Dormimos a la intemperie alrededor de cinco meses al año, estando durante algunos meses más, desnudos muchos días. Actualmente siempre voy descalza, incluso en invierno y con nieve.

            Os cuento todo esto para que observéis, aquellos que tengáis dudas, de la salud que puede dar la alimentación crudivegana tanto en niños como en adultos. Así como de la alimentación líquido pránica. Bueno, más bien casi líquido pránica pues aún paso por rachas en que ingiero sólidos varios días seguidos de vez en cuando (frutas o frutos silvestres).

            Esta vez han venido conmigo Leila y Altair para que sean, seamos, un ejemplo viviente. A mi juicio, mucho más convincente que todas las palabras y teorías que os pueda decir.

            En la comunidad en la que vivimos casi todos los adultos hemos hecho el proceso de 21 días de alimentación pránica y casi todos meditamos diariamente un mínimo de 3-4 horas. Allí estaremos encantados de recibiros bien sea para hacer el proceso, bien para meditar con nosotros, bien para compartir o charlar.

            He traído unas hojitas de presentación en inglés y español sobre la comunidad. Los que deseéis, podéis pedírmelas a lo largo del congreso.

            Bueno, comencemos ahora con la charla que voy a dar y han titulado “Vivir en la Luz”:

De un tiempo a esta parte se habla mucho de la luz. Cada vez somos más los nacidos en el sendero espiritual, los que nos dirigimos hacia esa luz, fuente única de todo lo nacido y no nacido, volviendo a nuestro Hogar, pero jamás hemos de olvidarnos de la oscuridad.

            En los tiempos que corren, la oscuridad se hace cada vez más densa, más impenetrable y yo me pregunto… ¿Qué ocurriría si en vez de rechazarla la amásemos también? Ella es nuestra hermana, nacida en el mismo Hogar. Ella es bella e inocente. Tan sólo desea reproducirse, como todo. Que nuestro Amor sea tan grande, tan puro, tan sincero, que todo lo que toque o a lo que se arrime lo transmute por sí solo, sin hacer nada. Que nuestro abrazo energético divino sea tan intenso, que hasta la oscuridad anhele la luz. El Amor es muy poderoso, lo transmuta todo.

            Amando, por el mero hecho de amar en sí, independientemente de qué o a quien lo hagamos, no solo vamos hacia esa luz primogénita, sino que nos unificamos, nos convertimos en ella…

            Sus visiones cada vez son más intensas y abundantes, más penetrantes…

Tras correr el velo de la oscuridad, siempre nos encontramos con la luz y es que la oscuridad absoluta no existe, siempre hay algo de luz porque la luz está por encima de la oscuridad, la protege, la envuelve en su abrazo infinito… ya que de ella, nació la oscuridad.

Bueno, yo soy una de esas personas que en cierta medida corrieron el velo de la oscuridad encontrándose con la luz. Esto lo viví en todos mis cuerpos: físico, astral, causal, supercausal y en los otros más sutiles. Afectó a todo mi ser y a todo lo que me rodeaba. Llegó o comenzó a través de un campo de acción concreto, el más sencillo para mí por entonces: el físico, extendiéndose por sí solo desde aquí a los diversos planos y ámbitos de mi existencia aumentando la vibración energética.

Seis han sido los puntos cruciales para ello, todos muy unidos entre sí:
-                          Empezar a ser sincera conmigo misma intentando Ser en mi integridad. Es decir, comenzar a apostar por mí misma, a hacer todo aquello que realmente deseo hacer y no daña o daña lo mínimo posible a otros seres.
-                          Elevar los pensamientos tomando consciencia del poder de mi mente (pensamiento positivo y pensamientos continuos en temas espirituales, místicos o de consciencia).
-                          Vivir muy integrada en la Madre Naturaleza y el Padre Cosmos.
-                          Alimentarme principalmente de frutas con alguna verdura cruda.
-                          Encaminarme en la alimentación pránica.
-                          Y el iniciarme y profundizar en la meditación de la luz y sonidos internos (Sant Mat).

Todo ello pudo llegar gracias a una cosa: al Amor a la belleza habitada en la Naturaleza, a esa luz inherente que conforma todo…

Cuando empiezas a ver y sentir la luz que todo lo habita, te llenas de un gozo tan grande e indescriptible, que pasas a otra dimensión. Cuanta más armonía haya en algo, más luz se expresa a través de ello.

Si comenzamos a ser sinceros, a ser nosotros mismos, nuestra alma se va limpiando y poco a poco nos vamos afinando con el Cosmos, plasmando nuestra divinidad. Los poderes yóguicos comienzan a hacerse presentes y nuestra vibración y luminosidad aumenta.

El esforzarnos por tener pensamientos puros y limpios también ayuda a elevar la luminosidad en nuestro ser.

Al vivir más o menos integrada en la Naturaleza, tu interrelación con ella suele cambiar. En mi caso, la sensibilidad y comunicación fue afinándose cada vez más, comenzando a ver el aura luminosa de las plantas así como a ver y oír a diversos seres y entes. Elevando con sencillez siempre mi mente (pues pararla y anularla no se puede por lo que opto por hacerla cómplice) Descubrí que absolutamente todo nos habla: el agua, los minerales, las plantas, la fruta, los objetos… Anteriormente, mi mente hablaba tanto, tan alto y alocadamente, tan fuera de control, que no podía escucharlos. Aquí se abrió un mundo nuevo para mí. La concepción de éste cambió… Tomé consciencia del valor de cada ser y comencé a sentir la unicidad en todo. Comencé a vivir como alma, no como cuerpo. La puerta de los planos espirituales más bajos ya estaba abierta. Y me gustó atravesarla. Disfruté mucho.

Absolutamente todo tiene una vibración y según la intensidad de vibración, las longitudes de onda, cantidad de “vacío” intermolecular y armonía en su composición, las formas se manifiestan de un modo u otro, interrelacionándose conmigo.

Las frutas y verduras crudas, son los alimentos atmosféricos con más alta vibración, así como el agua diamantina o agua viva. Además de la vibración en la que se mueven, yo, nosotros, como Dioses y Diosas que somos, podemos energizarlos más, si no les tratamos con desprecio y aprendemos a comunicarnos con ellos y a escucharlos.

Si nos alimentamos de luz, nos llenaremos de luz, acercándonos a la Fuente Divina, al Hogar original.

Respecto a la alimentación pránica, deciros que el ser humano es como un árbol invertido. Sus raíces están en la cabeza, no en los pies. Esto quiere decir que su fuente de nutrición viene de arriba, no de abajo. O, dicho de otro modo, viene de dentro, no de fuera. Absolutamente todos nos alimentamos de prana, energía, luz, amor, Dios, Diosa o como desees denominarlo. Sino, no podríamos subsistir. Sobre este alimento interno, comenzamos a añadirle alimento externo, cada vez en mayor grado, hasta que llega un momento en que nos volvemos dependientes de él…

Pero en nosotros está el desprendernos de esta dependencia o apego. Un gran paso para ello es alimentarnos externamente de seres que tengan la vibración más elevada posible, como las frutas y verduras crudas y el agua viva o diamantina y otro, más importante aún, es el aumentar nuestro alimento interno ¿Qué quiero decir con esto? ¿Con aumentar nuestro alimento interno? Pues a vivir y sentir más nuestra espiritualidad, llenarnos de Dios… Considero que la vida mística es el sendero más fiel y puro a la alimentación pránica, así como el Amor. De nada sirve no ingerir alimento sólido atmosférico si no estas llena, rebosante de Amor. Cuanto mayor Amor hay en ti, menos necesitas ingerir. Pero si no aprendes a relajar tu mente, a actuar de una forma muy ética, a purificar tus pensamientos y a ver la expresión de Dios en todos los demás, todos tus esfuerzos habrán sido vano, por mucho que aparentemente hayas conseguido pues tan sólo habrán servido para alimentar tu ego o tu vanidad en vez de para “difuminarte”

En los pocos años que llevo en esta búsqueda, mis exploraciones y experiencias han sido muchas. Os hablo tan sólo desde mi experiencia personal. Cada uno que viva la suya, observe y actúe en consonancia. Que la mía sea sólo un pequeño punto de luz, una ligera referencia hacia las infinitas posibilidades del Ser. Sólo existe la fe pura desde la experiencia personal.

Pues bien, antes tenía como búsqueda inmediata o meta principal la alimentación pránica. Ahora veo o sé que esto fue tan sólo un juego más del ego. Si lo que busco es alimentarme de prana a toda costa, me pierdo en el camino olvidándome de la meta y creándome una mayor cuenta kármica. Que la alimentación pránica exclusiva sea una consecuencia del camino, no su meta. Mi meta nunca, jamás la he de perder de vista si deseo llegar ya a ella: Ser Una para con el Todo, expresando toda mi divinidad. Lo demás, despistes del camino. He descubierto que lo más rápido y directo es tener siempre la meta máxima en mi punto de mira, mi mente y mi corazón, acogiendo sin más las cosas que me vaya trayendo la vida, en vez de irme centrando en pequeñas supuestas grandes metas que me llevan a caminar en zigzag. De este modo veo, observo en mí, que la alimentación pránica es una consecuencia de mi caminar, arrimándome más a ella sin castración ni esfuerzo ni, como he dicho antes, contracción de deudas kármicas, viniendo ella a mí por sí sola. Por ello, considero que el proceso de 21 días iniciático no es imprescindible. Basta purificar tu ser, creer en ello, y tener un fuerte anhelo de infinito. Entonces, dicha alimentación te llegará, a todos nos llegará…

El último aspecto de los mencionados anteriormente que me lleva a aumentar la vibración y acelerar la velocidad de mis pasos, es la meditación en la luz y sonidos internos, trascendentales (Sant Mat). Con ella, pude descubrir consciente y realmente la divinidad.

Por otra parte, mucha gente piensa, siente, que los efectos prolongados del sol y del aire son incluso más importantes que la dieta misma. Para mí, la espiritualidad lo es todavía más.

En el Evangelio Esenio por la Paz hay muchas alusiones a los efectos del sol y del aire. En mi propia experiencia, he podido ver que fue fundamental en mi vida, en mi salud y equilibrio físico, psíquico, emocional y espiritual, el irme a vivir al campo con sencillez y con pocos recursos, integrándome en él en gran medida. Aunque ahora sé que no es imprescindible pero sí me preparó para poder “atravesar la puerta” y “viajar por el Universo”

Al igual que una práctica que estoy haciendo de un tiempo a esta parte y aún no he mencionado: la de mirar al sol todos los días dos veces, una en la primera hora del amanecer y otra en la última del atardecer. Me pongo de pie y descalza sobre la tierra desnuda, sin plantas. Miro al sol sin fijar la mirada y pestañeo si me apetece o necesito. Empecé manteniendo la mirada diez segundos a la mañana y a la tarde y cada día fui aumentando el tiempo de exposición diez segundos más tanto al amanecer como al atardecer. Mi intención es llegar a 45 minutos seguidos cada vez y mantenerme ahí.

El Dr. John Ott comenta (textualmente): “Hemos iniciado el descubrimiento de que la luz penetra en los ojos. Además de facilitar la visión, estimula la actividad de las glándulas pituitaria y pineal y posiblemente otras áreas de la región media del cerebro que controla el sistema endocrino y la producción de hormonas”. Dicho doctor comenzó a investigar sobre ello tras experimentar en sí mismo. Como dije antes, la verdadera fe siempre está basada en la experiencia personal. Él deseaba curar la artritis de su pierna exponiéndola al sol. De nada sirvió. El día que se atrevió a romper sus gafas de sol y bañarse de su luz directamente, hubo un cambio en él, mejorando en pocos días hasta el punto de poder caminar sin bastón.

Muchos otros médicos y científicos como el ruso Dantsig confirman estos datos hablando de que para el equilibrio nervioso y fisiológico, para no tener una deficiencia bioquímica y hormonal en nuestras células, resulta imprescindible absorber la energía solar. Comparto todo esto pero añado algo: El camino interno espiritual es sólo uno, siempre el mismo para todos, siendo muchos los externos que nos pueden llevar a él, unos más largos que otros. En el camino interno espiritual, siempre está la luz. Podéis leer innumerables referencias sobre ella en diversos Textos Sagrados y de místicos del mundo entero y de todas las épocas. También yo puedo hablaros sobre ella y supongo que unos cuantos de los aquí presentes, también. Siempre desde nuestra propia experiencia. Por ello, a un primer nivel, la luz solar se vuelve una aliada. Si no hemos desarrollado la luz interna trascendental, podemos hacer uso de la externa. Una vez ya desarrollemos la interna en plenitud, nos saldremos de la “ley”, seremos libres de ésta formando parte de otras leyes mayores.

Lakhovsky va más allá de los rayos solares, él habla de los rayos cósmicos como imprescindibles para el ser pues “el cuerpo mismo es una condensación de estos rayos” llamados también “corriente de sustancia de forma ultrasónica” (textual).

En la actualidad, al vivir siempre dentro de edificios, tras ventanas de vidrio, con luz artificial o en vehículos, con gafas de sol de diferentes colores y con lentes, así como con mucha contaminación medioambiental, impedimos que el espectro solar en su integridad, con equilibrio en la energía de las longitudes de onda, penetre en nuestros ojos pues los vidrios impiden la penetración de la mayor parte de las terminaciones ultravioletas de dicho espectro.

Cuanto más vayamos desquilibrando el exterior, más se va desequilibrando el interior. Si tuviésemos un altísimo dominio de nuestro ser y un grandísimo desarrollo espiritual, no habría problema, pues la espiritualidad es lo más importante. Teniendo una fuerte espiritualidad, todo se solventa, superando toda ley natural. Por eso, mientras no seamos Uno con el Todo, místicos auténticos, Dioses conscientes en plena expansión, prefiero “atacar” por la máxima cantidad de frentes posibles que me impulsen al desarrollo y la consciencia completa de mi Ser y del Amor. Por ello también vivo en una zona de aire puro, sin contaminación para mis pulmones y mi piel y ojos, sin obstrucciones para mi espíritu…

Con esta práctica simplemente deseo jugar, disfrutar. Hace ya bastante la leí en un sitio, me sedujo, vibró en mí y la acepté.

Sé que para llegar a la Unicidad no son necesarias estas técnicas, ni para llenarme de luz o alimentarme única y exclusivamente de prana, pero sí veo, siento, que todo esto puede ser la antesala de la Totalidad, la preparación del Ser para poder aceptar la Unicidad y, sobre todo, aprendo de los elementos y de mí misma, disfrutando muchísimo.

En la meditación en la luz interna que hago, he de centrarme en esa luz trascendental interna mientras repito con la lengua del pensamiento el simran, los cinco nombres de Dios. Cuando hago esto, mi alma se eleva y llena de gozo, traspasándome a otros planos. Mirando al sol también puedo conseguir algo similar aunque no tan “elevado”.

Ya Jesucristo comentaba sobre la luz trascendental, tanto interna como externa. Sé que soy un poco tramposa ayudándome del sol (externo) Pero si nos volvemos a ver alguna vez y me veis con más luz en mi ser, irradiando amor y luz, será porque no voy muy desencaminada y por ahí arriba siguen mimándome. Realmente somos luz y nos “alimentamos” de luz, no de vitaminas, minerales y demás, sino de la luz que absorbemos por los ojos y piel, así como de la existente en todo lo que ingerimos. Cuanta mayor luz tenga lo ingerido, mayor luz habrá en nosotros. ¿Qué tiene más luz o menos densidad, una naranja o un conejo? Lo mismo con la alimentación cruda. Al cocinar, oscurecemos los alimentos, matando sus células.

Muchos estudios hablan de la enorme similitud en la estructura de la clorofila y la hemoglobina y ponen en duda que tengan funciones diferentes. La hemoglobina cambia desde el exterior donde la piel absorbe los rayos solares, al interior de nuestro cuerpo. Si no nos alimentamos externamente, aumenta la hemoglobina llegando ésta a ser el cuerpo sólido de la sangre con más porción, convirtiendo la radiación solar en nutrientes esenciales. Los médicos Acosta, Cabal, Colastra, Chacón y Real inciden sobre ello.

Nosotros expulsamos del organismo todo alimento una vez se ha separado la energía de él, cuando no tiene luz en abundancia. Con todo esto, insisto en mi intento por transmitiros que de lo único de lo que nos alimentamos es de luz, amor… De la luz y el amor que hay en todo.

De todos modos, siempre que comento algo es desde la experiencia personal. Aún estoy investigando en mí, intentándome conocer y profundizar en mí misma y en lo demás o, mejor dicho, formándome a mí misma.

En todo crecimiento espiritual es imprescindible pasar por una etapa de vacío, de despersonalización… Siempre que avanzamos en nuestro camino aparece este paso. También cuando decidimos alimentarnos de forma crudivegana, a base de fruta y verdura cruda. Y aquí es donde surge el reto que a casi todos nos cuesta tanto pasar, comiendo algunos de forma convulsiva algo cocinado tras un período de crudos.

Cada ser se identifica con una imagen. Al desaparecer esa imagen surge el vacío. Si tu ego no es muy alto y te mantienes en el vacío, se llena de la nueva imagen y supera la prueba. Si tu ego es demasiado fuerte aún como nos sucede a casi todos, no aceptas el vacío y vuelves a comer cocinado, aferrándote a una identidad que te costó muchos años construir. Así funciona con cualquier aspecto de nuestra personalidad y de nuestros hábitos. También de los del pensamiento.

Y lo mismo sucede con la alimentación pránica, mirar al sol, meditación en la luz y sonido internos… Las prácticas se suelen abandonar aún sabiendo de las mejoras que nos han producido o nos pueden producir, de su mayor sabiduría y beneficio… En estos momentos de vacío, la disciplina resulta imprescindible, así como la entrega de nuestra identidad al vacío, al Universo. Es decir, ser humildes, una de las mayores y más dura prueba existente.

Eso es todo hermanos, reconozcamos y aceptemos la luz que habita en todo lo existente e inexistente, hagamos uso de ella y empleémosla para irradiarla y transmutar el derredor. La Luz, el Sonido y el Amor son lo mismo. En el fondo, todo es sumamente sencillo, formado de lo mismo, por lo mismo. Sólo hay unas pocas leyes básicas infranqueables a tener en cuenta. Una vez las conozcamos y hagamos nuestras, la divinidad está ahí esperándonos. Recordad hermanos, no estamos aquí para nuestro propio crecimiento espiritual, sino para el de los demás. Nosotros ya somos Dioses, reconozcámoslo y aceptémoslo. Ayudemos a todos esos otros seres o almas a reencarnar de tal modo que puedan llegar a la Unicidad. Cuando comamos una fruta, que no sea con gula o para llenar nuestro vacío, sino para que nuestra vibración se fusione con la suya y juntas se eleven, llenas de luz.

Esta ha sido una charla demasiado centrada en lo físico y corpóreo pero al igual que nuestro espíritu necesita alimento, muchas veces nuestra mente también. Hemos de “ganárnosla” para que trabaje en beneficio nuestro y no en contra, dañándonos.

Bueno amigos, podéis hacerme alguna pregunta sobre estos temas o mi persona, tanto ahora como a lo largo del congreso.

(Preguntas y respuestas varias)
            Nuria Aragón Castro
Nuremberg (Alemania)

 http://www.nuriaaragoncastro.com/content/alimentacion-pranica