jueves, 21 de abril de 2016

ayuno - ananda marga



    El ayuno (upavasa) se recomienda al menos dos veces al mes durante un día cada vez para todos los que practican meditación. 

Los ayunos largos no se recomiendan porque provocan una tensión anormal en el cuerpo, y generalmente se pierden muchos de los efectos pasados unos días de volver a la dieta habitual. La mejor manera de purificación mental y espiritual es un sistema regular de ayuno, una buena alimentación y prácticas espirituales sin llegar a los extremos.

Por lo general el ayuno tiene muchos beneficios ya que da un descanso necesario al estómago, intestinos y otros órganos internos, y aumenta la fuerza de voluntad porque se requiere de control mental para completar un día de ayuno en bases regulares. Ayunar también es uno de los mejores remedios para muchas molestias físicas. La mayoría de ellas pueden estar relacionadas con el estómago y aparato digestivo y el ayuno puede rectificarlas.
   
 Los días más beneficiosos para ayunar están calculados con las fases de la luna. Así como el movimiento de la luna afecta a las mareas, la atracción de la luna tiene efecto sobre el cuerpo que es 90 por cierto líquido. La atracción es mayor durante la fase de luna nueva y luna llena. 
En esos días o en el periodo inmediato que los precede, la porción líquida del cuerpo aumenta. Muchos de los fluidos, especialmente los jugos estomacales, tienen un efecto negativo durante ese periodo. Para controlar este desequilibrio es necesario hacer ayuno completo sin beber agua once días después de la luna nueva (amavasya) y de la luna llena (purnima). Este undécimo día es conocido como ekádashi. 

El ayuno sin agua crea un vacío en el estómago y en el aparato digestivo inferior, lo que ayuda a evitar que los líquidos sean atraídos hacia la parte superior

Se ha comprobado que en los días de luna llena hay una mayor incidencia de los problemas mentales, y un notable aumento de ingresos en los psiquiátricos. Ayunar ayuda a controlar los efectos que provocan esos trastornos. 

Otro efecto especial de ayunar el día de ekádashi es que ayuda a preservar más la linfa dentro del cuerpo que es necesaria para nutrir el cerebro. Cuando comemos el alimento se transforma en diferentes sustancias como sangre, grasa, hueso, linfa y otros fluidos más sutiles, que son los fluidos reproductores derivados de la linfa.

Cuando hay un exceso de linfa la cantidad excedente se transforma en espermatozoide, óvulo y fluido seminal, y es vertido al exterior.

Es preferible que ese fluido se conserve dentro del cuerpo y no sea eliminado, y por medio del ayuno en los días de ekádashi puede prevenirse el exceso de linfa y evitar la eliminación de esos fluidos sutiles del cuerpo. Por esto es muy importante ayunar exactamente en los días de ekádashi, y este día exacto se calcula según el calendario lunar. Se puede cometer errores si se usa el calendario habitual que calcula los días de luna nueva y llena según el tiempo solar. Para obtener esos días exactos se puede contactar con cualquiera de los centros de Ánanda Márga.

    No es necesario ayunar en el caso de los muchachos hasta que lleguen a la adolescencia y en el caso de las personas enfermas. Si se sintiera una debilidad anormal u otras dificultades poco frecuentes debe hacerse una dieta líquida o con frutas.

    Las personas solteras podrían obtener un beneficio extra con el ayuno adicional en los días de purnima y amavasia. La función natural del cuerpo es eliminar el fluido reproductor cuatro veces al mes. Para controlar eso y evitar así pensamientos sexuales innecesarios por causas fisiológicas, es aconsejable ayunar cuatro veces al mes si la persona lo desea.

    Un día de ayuno significa ayunar desde la salida del sol hasta la salida del sol del día siguiente. Lo habitual es no comer nada después de la cena del día anterior hasta la mañana siguiente al día del ayuno.

    Cómo romper el ayuno también es importante y se hace mejor con fruta y yogur o cualquier cosa fácil de digerir. Antes de comer algo la mañana después del ayuno es mejor tomar un vaso de agua con limón y una pizca de sal, ya que esto aumenta las propiedades básicas del limón y contrarresta el exceso de ácido que se produce en los jugos digestivos durante el ayuno.

Muchos de esos jugos se eliminan a través de la orina, y puede notarse fácilmente porque en los días de ayuno porque tiene una coloración más oscura. Después de tomar agua con limón es bueno comer un plátano bien maduro. Esto hace que se reactive el estómago y sistema intestinal de una forma suave.

    Algunas personas pueden sentir cierta pérdida de energía al estar un día entero sin comer, pero es más psicológico que real ya que por lo general se tarda más o menos un día para nutrirse de los alimentos ingeridos.

Durante los días de ayuno es mejor evitar el trabajo físico si es posible y dedicarse más a ocupaciones intelectuales y espirituales.