lunes, 8 de febrero de 2016

Maestros de Tiangong en BIGU - qigong

Generalmente, cuando se habla de alguna prohibición alimentaria, ésta tiene como protagonista a uno o varios animales. Pero es interesante ver que la prohibición en los antiguos monjes taoístas no eran los animales, sino los cereales como el trigo, el centeno, el arroz y la cebada, alimentos que a primera vista no tendría sentido de prohibirse en una sociedad que es meramente agrícola. Esto los hace muy diferentes de los  adeptos del cristianismo, judaísmo, islamismo, hinduismo y budismo que sí incorporan cereales casi diariamente a sus dietas.

Observemos brevemente lo que los antiguos autores taoístas afirmaban en relación al abandono de los cereales. Estos libros datan desde los 300 años a. de J.C. aproximadamente, y algunos también después de Nuestra Era.

Tenemos por ejemplo el Lùshi Chunqiu de Lu Buwei, un tipo de enciclopedia de la antigua China, en donde se hace alusión a un sabio que “practicaba el arte de no comer cereales”.  También, en el Shi ji de Sima Qian, un libro de memorias históricas, un personaje llamado Zhang Liang, que después de haber contribuido a instalar a los Han en el trono, habría abandonado el comercio de los hombres para iniciarse en el arte de interrumpir los cereales y practicar la gimnasia Daoyin. Otro autor llamado Zhuang zi, célebre filósofo chino, menciona que en una isla paradisíaca los habitantes no ingerían los cinco cereales y se dedicaban a aspirar el viento y el rocío. 

Zhuang zi, filósofo chino.


Según los cuentos y biografías taoístas, esta práctica era el medio para escapar del envejecimiento. Como se observa en un relato del libro El Baopuzi: Una concubina se vio obligada a refugiarse en las montañas para huir de los problemas que sobrevinieron bajo el reinado del príncipe Qin, fue así que ésta se inició en la dietética taoísta por un inmortal. Doscientos años más tarde ella es capturada por unos cazadores y regresa al consumo de los cereales, muy rápidamente deviene en una pequeña vieja decrépita y muere. En el Shenxian zhuan, libro de biografías de santos inmortales, un hombre, Chen Jian interrumpe los cereales y se hace tan ligero que  camina a unos centímetros elevado del suelo. Otro hombre llamado Whan Zhen, suprime los cereales durante 30 años, obtiene el rostro de un niño y después se hace inmortal. Este último libro sobre todo, contiene numerosos relatos fantásticos y referencias de taoístas, los cuales al suprimir los cereales alcanzan una longevidad excepcional y otros obtienen la vida eterna. En el Huainanzi, texto clásico de filosofia china, hay un refrán que dice "aquellos que comen cereales son inteligentes pero mueren pronto; aquellos que no comen nada son inmortales". 

Remontándose a las fuentes mismas del taoísmo, esta abstinencia ha persistido a todo lo largo de su historia. Incluso se mantuvo muy fuerte en aquellas corrientes taoístas más influenciadas por el budismo. Cualquiera sea la escuela taoísta a la que se pertenece, la abstinencia de los cereales está referida siempre. Esta prohibición muchas veces se menciona como absoluta, ellos no sólo cortan la vida, también pudren las cinco vísceras, (en medicina china las cinco vísceras refieren a los cinco órganos principales: pulmones, riñones, hígado, corazón, bazo/páncreas). Si un grano entra en tu boca no esperes la vida eterna.

.


Sin embargo, falta agregar que en algunos textos, dicha interrupción no es una condición para convertirse en inmortal. Algunos autores incluso afirman que la prohibición de cereales no hace nada en contra del envejecimiento, menos aún, que tal abstinencia entre las reglas de higiene y dietética taoísta permita la inmortalidad o al menos prolongar la vida. 

La dietética taoísta consiste más bien en ajustar los deseos, no tener una alimentación demasiado abundante y comer de acuerdo a las estaciones. Esta abstinencia sería practicada entonces por ciertos grupos, más no formaría parte de las características constitutivas del taoísmo.  Cuestionada por algunos, este hecho de la práctica sí fue uno de los principios generales de los ascetas taoístas.

Parece que la abstinencia de los granos fue una práctica muy muy antigua, pero también había sido poco a poco totalmente abandonada, o al menos relegada a un segundo plano en favor de las prácticas alquímicas. La difusión del budismo que prohíbe la matanza de los seres vivos y el consumo de carne, de todas maneras tuvo que jugar un papel importante. Hay que tener en cuenta sin embargo, que la negativa de ciertos alimentos en el taoísmo nunca es dictada por razones morales, sino siempre de higiene.

Una de las causas de la prohibición de los cereales estaría relacionada a la observación de lo que causaba en el organismo. Según ciertos monjes, los cereales engordan en el interior del cuerpo a los Tres Gusanos o Tres Cadáveres, principios de la podredumbre, la corrupción y la muerte. En el Lunheng, texto clásico chino que contiene ensayos sobre las ciencias naturales, dice lo siguiente: “Dentro del vientre del hombre hay tres gusanos que carcomen los intestinos”. En El Libro del Patio Amarillo, libro clásico taoísta de los siglos IV-V, “su peste turba los espíritus y la respiración embrionaria cesa”. “Cuando los bárbaros comen arroz ellos se convierten en leprosos, los caballos tienen los pies pesados cuando comen  granos y los gansos silvestres tienen tumores en todo el cuerpo cuando  ingieren este veneno”. 

Resulta interesante que esta observación fisiológica que hacen lo taoístas, pero en su lenguaje antiguo, propio de la época, coincida con las recomendaciones médicas modernas que nos proponen no consumir un exceso de estos alimentos que son ricos en almidón y en azúcar y que provocarían en el cuerpo un aumento de la glucosa en sangre, aumento de la grasa corporal, pesadez, fatiga; una dieta baja en carbohidratos es aconsejada cuando se tienen parásitos en los intestinos.  

En la antigüedad, si bien había relatos fantásticos y poco creíbles sobre ciertos alimentos, muchos de estos pudieron estar basados en una observación real de las consecuencias de su ingesta en el cuerpo; y eso es lo fascinante de mirar el pasado, encontrar que había una antigua ciencia de la nutrición, que las personas también tomaban interés en su salud y su bienestar. En aquellos tiempos, lo mágico e increíble convivía con una compleja ciencia que es la de tratar de comprender qué pasa en nuestro organismo.Como se ha visto, la práctica de tal prohibición es entendida como un arte. La estética inunda siempre la literatura china y lo que se entiende como arte no sólo son las prácticas culturales de contenido estético como la escritura, la pintura y la danza, sino que también se extienden a otras más cotidianas como lo es, por ejemplo, la ceremonia del té, y en este caso, la alimentación sin cereales. Se trata entonces de darle un sentido artístico a todo lo que produce bienestar, armonía y belleza, y entre ellos por qué no, los alimentos.
 

Bigu and Weight Loss:

Qi as a Food Source
by Qizhi Gao
In the medical literature, obesity is referred to as a “multifactorial disorder.” Defined by the National Institutes of Health as a body weight 20 percent or more above “desirable” weight, more than one-third of adult Americans are overweight. Perched at the center of chronic disease risk and psychosocial disability for millions of Americans, successful management of obesity offers unique patient care and public health opportunities. If all Americans were to achieve a normal body weight, it has been estimated that there would be a three-year increase in life expectancy, 25 percent less coronary heart disease, and 35 percent less congestive heart failure and stroke.

Unfortunately, obesity is also one of the most difficult and frustrating disorders to manage successfully. Primary care providers and patients with little benefit expend considerable effort. Using standard treatments in university settings, only 20 percent of patients lose 20 pounds at two-year follow-up, while only 5 percent of patients lose 40 pounds. This lack of clinical success has created a never-ending demand for new weight loss treatments.

A truly comprehensive program for weight loss mainly includes three parts: reducing caloric intake, exercise and behavior modification. The key point is reducing caloric intake, because change in weight equals caloric intake minus caloric output, according to the first law of thermodynamics. Normally, the purpose of exercise is to increase the caloric output and the purpose of behavior modification is to limit the caloric intake with self-control.

Based on the above understanding, Bigu Qigong shows its big advantage in weight loss.
Bigu translates literally as “avoid (bi) the grain (gu).” In practice, it reflects the ability to live solely on qi without food.

Bigu is a period during which the qigong practitioner’s vital energy transitions from the air one breathes and the essence of food and water to drawing one’s sustenance strictly from the qi in the air. For the experienced qigong practitioner, this is a natural process that occurs when the accumulation of qi reaches a certain level. The ability to sustain normal body functions from qi only is possible with no change in one’s daily routine and has no side effects.

Some qigong practitioners can live on the qi without food for a long period of time and oftentimes for achieving and sustaining a much higher energy level through the physical and mental discipline of the bigu exercise. For weight loss, it combines reducing caloric intake, exercise and behavior modification altogether.

One of the most elusive principles of Qigong is quantifying Qi as a vital force. Scientific methods are just beginning to define its nature, objectively supporting what has been experienced very profoundly on a more personal, subjective level. From the broadest viewpoint, everything is a form of energy. Body energy has an anatomy and physiology uniquely its own -- separate from the physical body. Despite the basic difference of air and food in terms of vibratory function and complexity, there is a homeostatic relationship between them, in which one acts as a back-up system for the other.

Bigu can be found in many ancient Chinese texts, in individual legend and exercise methods to experience. Here are a few examples:

A story from Bao Puzi’s Inner Treaties said that: A man name Jian was hunting in the field when he fell into a deep tomb in his early age. He was so hungry. Then he saw a big turtle, its head moved up and down to swallow the air. Jian was told that a turtle is good at Daoyin ?

Conducting Qi, he imitated the turtle’s movement. He did not feel hungry any more until someone saved him 100 days later. After that he had the Bigu ability -- living on the air without food. The emperor Wei did not believe this and placed Jian in a room without food. One year later, Jian still was full of energy and his face had a normal healthy color.

Wang Chong Lun Heng -- Dao Xue Pian from the Eastern Han dynasty, stated: “The people who live on Qi have longevity, although they do not eat enough grain they are still full of energy.”

Among the historical relics unearthed from the Han Tomb No. 3 at Mawangdui, Changsha, Hunan Province, there was a silk book, On Abandoning Food and Living on Qi, and a silk painting, Daoyin Illustrations, of the early Western Han Dynasty period (3rd century B. C.). The former is a method of “inducing, promoting and conducting Qi”; the latter displays 44 colored “Daoyin Illustrations in which training exercises are painted.”

As a qigong practitioner, I have personally experienced Bigu twice. From July 20, 1993, until August 3, 1993, my daily diet consisted of a cup of juice or an orange. The first three days were the most difficult as I continued to feel hungry. After the three-day adjustment period, I was able to control my appetite and hunger with the qigong exercise and gradually increased my energy level, as well.
During the two-week period, I continued my normal work routine and required less sleep than normal; physically and mentally, I felt very comfortable and relaxed. I lost a total of 10 pounds in two weeks and have never gained the weight back. I repeated the same process for a two-week period in 1996, with similar results.
In June of 1996 I conducted a two-week weight loss experiment with 12 subjects, most of whom had no previous qigong experience. Subjects were initially taught two different Qigong exercises: one to control appetite and one to increase energy level. These exercises facilitated the body switching its primary nutrient source from food to Qi. Each subject was encouraged to eat and drink only what the body required. Emphasis was placed on the fact that this was not a deprivation study, rather a study to demonstrate the body’s ability to derive sustenance from sources other than food and in the process promote weight reduction.
At the conclusion of the two-week study, there was a significant mean weight loss of 11.2 pounds; mean weight loss per day was .9 pounds. Energy levels gradually increased during the two-week period with a concomitant reduction of hunger. Food consumption was rated on a six-point scale, with a six representing three complete meals. Mean food consumption was rated fewer than two for all days except Day 3 and Day 11.
There was a significant increase in energy levels post exercise for nine of the 13 days (67 percent). Hunger levels were significantly reduced 10 of 13 days (77 percent). Blood pressure did not significantly change between pre and post measures.
Ten of the 12 subjects lost a minimum of nine pounds during the 14-day experiment; the two subjects who lost less than nine pounds (3 and 4 respectively), both performed the exercises less frequently and had a higher food consumption. All subjects returned to normal eating habits within three days of terminating the exercise. The results were presented at the Third World Conference on Medical Qigong.
Bigu qigong is a safe and effective method for weight loss that uses self-control and the exercise to reduce caloric intake; however, for the lay practitioner, it is necessary to have an experienced qigong teacher as a guide. Bigu is a viable protocol for long-term, sustained weight loss.
Dr. Qizhi Gao is president and founder of the Kansas College of Chinese Medicine in Wichita, Kan., and is a Qigong Practitioner and Instructor. For further information, call (316) 691 8811 or toll-free 1 (888) 481 5226. (This article was published in its entirety by Kung Fu/Qigong Magazine, November 1998, and was presented at the Second World Congress on Qigong, San Francisco, Calif. November 1997.)




Letian Shi Fu

El fundador de Tian Gong, Letian Shi Fu, que hace 10 años vive en EEUU, es uno de los más reconocidos maestros de Chi Gong de la China y del ámbito internacional.


Gracias a las fuertes energías cósmicas que guían y apoyan el trabajo de Tian Gong, le ha sido posible recuperar antiguos métodos legendarios, que ya se daban por perdido en la misma China. Estos métodos son muy efectivos y pueden tener buenos éxitos para la autosanación, incluso en personas que hasta el momento no han tenido práctica alguna de Chi Kung. Fué débil y enfermizo desde su niñez y empezó a practicar el Qi Gong a la edad de 15 años. Ha viajado por la mayoría de las más famosas montañas y ríos de China buscando a los Maestros y a los amantes del Qi Gong, lo ha cultivado devotamente y lo ha practicado sobriamente. Tras décadas de pruebas de la vida y riesgos de muerte, recibió repentinamente la iluminación. En muy pocas ocasiones la comunidad internacional del Qi Gong ha podido testimoniar un poder milagroso tan extraordinario como el del TIAN GONG.

Fundador de la ASOCIACIÓN INTERNACIONAL DE TIAN GONG, desde América, Letian Shi Fu forma a multitud de maestros sanadores en poderes extraordinarios y habilidades energéticas (Qi), viajando por todo el mundo. Su propuesta, es la autoperfección humana física y mental, para impulsar a la tierra hacia la civilización universal, a partir de la utilización de la fuerza vital del Universo.

Discurso de Letian Shi Fu en la “Meditación para la Paz y la Tierra” del 1 de enero 2009 en el Instituto Tian Gong de Berlín.


Maestra Tianying

La Maestra Tianying es discípula del fundador de Tian Gong, Letian Shi Fu.


Desde 1994 ha impartido muchos seminarios y conferencias con transmisiones de energía en ciudades y provincias de la China. Desde 1998 también imparte en Europa.

Entre sus dones especiales se encuentran las facultades de transmitir la energía cósmica, de regular las enfermedades del alma provocadas por energías de baja vibración, de transmitir la energia de Bi Gu (alimentarse, total o parcialmente, de energía cósmica).  

Ella misma vive en estado de Bi Gu desde 1993

La práctica diaria de los ejercicios de Tian Gong y la energía trasmitida por la Maestra son muy eficaces para desintoxicar física y emocionalmente. Así será posible resistir mejor los retos de la vida diaria, tanto las enfermedades como las cargas emocionales a las que estamos enfrentados cada día.

Tianying trabaja intensamente en la investigación, diagnóstico y reajuste de la energia tanto de los individuos como de la Tierra en general.

Junto con el Shi Fu y otros practicantes de Tian Gong ha contribuido a mejorar el campo energético en muchas regiones de la Tierra.

Desde el año 2000 vive en Alemania, donde dirige el Instituto de Tian Gong berlinés. Imparte cursos en España, formando parte del patronato fundador de la Fundación de Tian Gong española.

Maestra Tianying contesta preguntas sobre el Qi Gong chino



Maestra Tianping


La Maestra Tianping nació en la provincial de Zhejiang en China. Tras licenciarse en Filología Germánica en la Universidad de Hangzhou (actualmente la Universidad Zhejiang), se trasladó a Alemania para estudiar Sociología y Literatura Alemana en 1989. Comenzó a estudiar con Letian Shi Fu en la primavera de 1993 cuándo realizó un viaje a China.

La Maestra Tianping comenzó a trabajar como asistente y traductora del Shi Fu en 1995, acompañándole por todo el mundo en sus viajes de exploración. A través de su trabajo dedicado al Tian Gong, ha conseguido desarrollar dones especiales, como por ejemplo recibir información del futuro y del pasado, así como traducir el Lenguaje Celestial (el lenguaje del alma). Se encuentra además en estado de Bi-Gu desde 1998.

En 1999, fundó junto con su hermana la maestra Tianying el Instituto Tian Gong de Berlín. Tras haber realizado labores en la presidencia durante varios años, dejó su puesto para dedicar más tiempo y esfuerzo a su papel como maestra de Tian Gong, a sus labores de traducción y como asistente del Shi Fu en los Estados Unidos.

En los últimos años, bajo la orientación de Letian Shi Fu y junto a su hermana Tianying, se ha dedicado al estudio de las teorías Feng-Shui, las teorías orientales de las causas y efectos kármicos y las teorías de la reencarnación. Del mismo modo también realiza investigaciones y ha realizado grandes avances en un complejo problema médico que desconcierta a gente en todo el mundo -Enfermedades de Información del Alma-.
libros recomendados:
http://www.fundaciontiangong.com/masinfolibros.phphttp://www.fundaciontiangong.com/masinfovideos20081226tianying.php

Letian Shi Fu, Tian Gong Master from tierraycielo.com on Vimeo.

No hay comentarios: