martes, 20 de diciembre de 2011

LONGEVIDAD - EJEMPLOS - ANCIANOS - INMORTALIDAD

-
Leandrea Becerra de México. Mas de 125 años.
Becerra Lumbreras cumplió 125 años de edad y por lo tanto es la mujer más longeva de México, pero en Indonesia vive una anciana de 157 años y en Cuba otra de 127. Las tres aparentemente gozan de buena salud.
Cuando Becerra Lumbreras vio la primera luz, el 31 de agosto de 1887, Porfirio Díaz tenía 50 años de edad y siete como presidente de México.
Obviamente, en esa época no había luz eléctrica en su natal Salitrillo, Tamaulipas, y era parte de una familia rural, como la mayoría de la población mexicana de entonces.
Tendría 160 años apróximadamente. La señora Turinah
Un funcionario indonesio señaló que no hay documentos auténticos para probar el período de vida de la anciana, aunque por la edad de su hija adoptiva de 108 años, se podría calcular que su edad es verídica.
Existe un vecino de la anciana, quien vive en la isla de Sumatra, que asegura que la doña tiene 145 años por lo menos.
El funcionario del registro civil indonesio agregó que pese a su edad “conserva una excelente memoria, una buena vista y no tiene problemas de audición. Habla holandés casi correctamente”.
Indonesia fue una colonia holandesa antes de la guerra de 1939 y 1945, que dio paso a la independencia de esa nación.
Fulla Nayak murió a los 125 años.
Fulla Nayak recientemente murió a los 125 años, en su natal Kanapur, Orissa. De acuerdo con algunos, ella era la mujer más longeva del mundo, razón por la cual uno de sus nietos solicitó, hace un par de semanas, un certificado del Libro de los Récords Guinness. Y antes de que falleciera, cuando se le cuestionó sobre su secreto para haber superado por 25 años el siglo de existencia, ella accedió a revelarlo: fumar marihuana con frecuencia.
MAHASHTA-179-AÑOS
“La muerte se olvidó de mi”, dice hombre de 179 años (India)
Las autoridades indias dicen que el hombre nació en una casa en Bangalore el 6 de enero de 1835. A partir de 1903 vivió en Varanasi, donde trabajó hasta 1957, hasta que se retiró en 122 años.
Mis nietos han muerto hace años. De alguna manera la muerte me olvidó”. El zapatero IndioMahashta Mûrasi afirma haber nacido en enero de 1835, por lo que es no sólo el hombre más viejo del mundo, sino también el hombre que vivió más años a lo largo de la historia humana, de acuerdo con Guinness World Records.
LI-CHING-YUN-250-AÑOS
El 6 de Mayo de 1933 en la pagina 13 de el periódico New York Times, aparecía la esquela de Li Ching-Yun un chino que sobrevivió a 23 esposas, dejo 180 hijos y murió a la edad de 256 años. ¿Este obituario es un error o una exageración? Algunos investigadores dicen que es cierto. Li Ching-Yun murió el 6 de mayo de 1933 era un experto herborista. Fue practicante del Tao y de otras disciplinas de meditación y artes marciales. Sirvió como consejero táctico militar e instructor de artes marciales, se retiró y pasó mucho tiempo en las montañas del Tíbet, donde siguió recolectando hierbas medicinales que según decía le ayudaban a mantenerse joven y saludable.

MATUSALEN
Matusalén es la persona más longeva que se menciona en el Antiguo Testamento. En Génesis 5:27 se afirma que alcanzó la edad de 969 años: “Fueron, pues, los años de Matusalén, novecientos sesenta y nueve años; y murió
BISABUELO ADAN 930 años
ABUELO ZEN 912 años
PADRE llamado ENOC ( 300 AÑOS ) llevado por ovnis o por dios ?
Otro descendiente fue NOE 950 AÑOS
--


“Mantener un corazón tranquilo, sentarse como una tortuga, caminar alegre como una paloma y dormir como un perro”
Por Christine Lin La Gran Época
Sab, 17 Dec 2011 02:41 +0000
Li Qing Yun (1677–1933) murió a la edad de 256 años. Él tuvo 24 esposas y vivió
Li Qing Yun (1677–1933) murió a la edad de 256 años. Él tuvo 24 esposas y vivió a través de 9 emperadores en la Dinastía Qing

Según cuenta la leyenda, el Sr. Li Qing Yun (1677-1933) fue médico de la medicina china experto en hierbas, maestro de qigong y consejero táctico. Se dice que vivió 256 años durante el mandato de nueve emperadores en la dinastía Qing.


Time Magazine tituló su obituario en mayo de 1933 como “Tortuga-paloma-perro”, el cual revela los secretos de la longevidad de Li: “Mantener un corazón tranquilo, sentarse como una tortuga, caminar alegre como una paloma y dormir como un perro”.


El Sr. Li había explicado que seguía estos inusuales hábitos día a día a lo largo de su vida. No bebía alcohol, no fumaba y se alimentaba en un horario regular. Fue vegetariano y frecuentemente bebía un té de frutas llamado ‘goji té’ (bayas de goji o lycium barbarum).


Se retiraba a dormir temprano y se levantaba también temprano en las mañanas. Cuando tenía tiempo se sentaba con la espalda recta, los ojos cerrados y las manos en su regazo, y así se mantenía durante horas. También le gustaba jugar a las cartas y calculaba cuánto dinero debía perder para que su oponente tuviera lo suficiente como para comer ese día. Debido a su generosidad y su forma de ser, todos lo querían.


El Sr. Li pasó su vida estudiando hierbas chinas y descubriendo los secretos de la longevidad; viajó por toda China y llegó hasta Tailandia con el fin de recoger hierbas medicinales que consideraba necesarias para tratar enfermedades.


Aunque no se sabe si vivió por tantos años, lo que sí se sabe, es que sus hábitos de vida coinciden con los descubrimientos de la ciencia moderna sobre cómo lograr la longevidad.


Investigación


Dan Buettner, autor del libro “Las zonas azules: Las lecciones de vida para vivir más años que las personas que han vivido por mucho tiempo”, ha investigado la ciencia de la longevidad. En su libro explora los hábitos y la forma de vida de cuatro poblaciones geográficamente diferentes.


Estudió a los adventistas de California, a los habitantes de Okinawa, a los sardos de las altas planicies, y a los costarricenses que viven más de 100 años, o que por lo menos viven unos 12 años más que el promedio. A los lugares donde viven estos cuatro grupos, Buettner los denomina como “las zonas azules”.


Según la investigación de Buettner, todos los grupos de las zonas azules tienen una dieta vegetariana. El grupo de California come bastantes legumbres y vegetales verdes como los mencionados en la Biblia. Los sardonias comen pan de granos sin levadura, queso de animales alimentados con pasto y un vino especial.


Según los investigadores, la meditación reduce la atrofia del cerebro debido al envejecimiento, y también mejora el humor


Buettner comprobó que las dietas bajas en calorías ayudan a prolongar la vida, como lo demuestra un grupo de ancianos de Okinawa que practican la regla de Confucio de parar de comer cuando uno está el 80% lleno.


Quizá, el té de bayas de goji jugó un papel crucial en mantener su salud. Siguiendo la historia de Li, los investigadores médicos de Inglaterra y de Francia condujeron un estudio en profundidad sobre las bayas de goji, y encontraron que contienen una vitamina desconocida llamada “vitamina X”, también conocida como “vitamina de la belleza”. Se ha confirmado que la baya de goji inhibe la acumulación de grasa y promueve la generación de nuevas células del hígado, también baja el azúcar y el colesterol, etc.


Las bayas de goji desempeñan un papel importante en el rejuvenecimiento: activan las células del cerebro y las glándulas endocrinas, también promueven la secreción de hormonas y eliminan las toxinas acumuladas en la sangre, lo que puede ayudar a mantener una función normal de los tejidos y órganos del cuerpo.


Meditación


Los investigadores comprobaron los numerosos beneficios de la meditación diaria. Neurocientíficos de la facultad de medicina de la Universidad de Massachusetts dividieron en dos grupos a empleados de alta tecnología con estrés, uno empezó a hacer meditación y el otro que continuó con su vida normal.


Durante el estudio, encontraron que los individuos que hicieron meditación “mostraron un cambio marcado en la actividad del lóbulo frontal izquierdo”, según un artículo de psicología de 2003. “Este cambio en el cerebro decrece los efectos negativos del estrés, la depresión leve y la ansiedad. También hay menos actividad en la amígdala donde el cerebro procesa el miedo”.


Según los investigadores, la meditación reduce la atrofia del cerebro debido al envejecimiento, y también mejora el humor.


Además de la meditación, Buettner encontró que tener tiempo programado para relajarse cura la inflamación, la cual es una reacción al estrés. Los adventistas de California se adhieren estrictamente a su Sabbath de 24 horas para reflexionar, rezar, y disfrutar de sus círculos sociales.


Comunidad


Buettner encontró también que la comunidad es un factor importante en la longevidad de los grupos de las zonas azules. Los okinawenses tienen muchos amigos cercanos con quienes comparten todo. Los sardos reverencian a los ancianos, lo cual no es visto en las sociedades modernas, y los adventistas ponen a la familia en primer lugar.


Con el sentimiento de pertenecer a una comunidad, tener amigos saludables, y una familia que le de soporte, el individuo, entonces, vive saludablemente.


En el libro “Outliers”, Malcolm Gladwell examinó a un grupo de italianos llamados rosetinos, quienes inmigraron al oeste del pueblo de Bangor, Pensilvania, EE.UU. Gladwell descubrió que tienen, en general, menor incidencia de enfermedades cardíacas, y es habitual que vivan más años y son saludables. Después de la investigación, se concluyó que su secreto no era ni la dieta ni la genética. Su dieta consiste en el 41% de grasa.


“Los rosetinos han creado una poderosa estructura de protección social capaz de aislarlos de la presiones del mundo moderno”, dijo Gladwell. “Los rosetinos estaban saludables debido al pequeño mundo que ellos crearon en su pequeño pueblo en las montañas”.


Viviendo con un propósito


En sus viajes, Buettner encontró que las zonas azules tienen un tema en común: Ninguno tiene en mente el concepto de jubilarse. En realidad, tiene sentido pensar que “seguir adelante” hace más fácil “continuar hacia delante”.

Vivir con un propósito hacia el ocaso es un mantra de los okinawans y sardos. En estos grupos, Buettner encontró hombres y mujeres centenarios que seguían subiendo montañas, construyendo cercas, pescando y cuidando a sus tátara, tátara, tátara, tátara nietos.

Curiosamente, ninguno de estos centenarios va al gimnasio como lo hacen los occidentales. “Ellos simplemente viven una vida activa y llena de actividad física”, dijo Buettner; además todos caminan, cocinan y hacen trabajos en la casa, y muchos de ellos trabajan en sus jardines.

---------------

Más ...


Abuela de 84 años vive como una joven gracias al yoga

Con pocas horas de sueño, ejercicios diarios y pequeñas cantidades de alimentos simples, la yogui Bette Calman nos da una lección de vida


La meditación consciente provoca cambios en la estructura cerebral

Un estudio desarrollado por científicos de la Universidad de Massachusetts concluyó que la meditación profunda durante 27 minutos diarios, produjo cambios en las zonas del cerebro asociadas con la memoria, la empatía y el estrés, en 8 semanas


Meditación como terapia anti-envejecimiento

La meditación consciente ayuda al desarrollo de la mente y al bienestar de la persona

-



- -
A punto de cumplir los 104 años, Hidekichi Miyazaki tiene el récord mundial de 100 metros para centenarios y no duda en desafiar al hombre más rápido del mundo, Usain Bolt, con el que sueña poder competir.
Miyazaki estableció hace unos años el récord mundial de 100 metros para centenarios con un tiempo de 29,83 segundos y se ha ganado el apodo de 'Bolt de Oro', en referencia al campeón jamaicano.
Ahora prepara ahora su próximo reto, lograr una nueva plusmarca en la categoría de entre 105 y 109 años, y desvela con alegría su arma secreta: la mermelada de mandarina de su hija.

"Me encantaría competir con Bolt", dice Miyazaki a la AFP, en una entrevista tras superar la meta entre aplausos en un reciente campeonato Masters de Atletismo de Japón, competición abierta a los atletas mayores, en Kioto.
"Mantengo vivo el sueño. Intento mantenerme en forma, ser disciplinado y preservar la buena salud. Es importante para todos, incluso para Usain Bolt".

Nacido en 1910 -el año en que Japón se anexionó Corea y cuando el Titanic estaba en construcción-, Miyazaki dio algunos consejos de dieta a Bolt, cuyo récord mundial se sitúa en 9.58 segundos.

"Mi cuerpo es pequeño por lo que tengo cuidado con lo que como", dijo Miyazaki, de apenas 1,53 metros de estatura y 42 kilogramos de peso.

 "Cuando como, mastico cada bocado 30 veces antes de tragar. Mi estómago lo agradece y esto me ayuda a correr. Y me como mi mermelada de mandarina cada día", agregó.

En un país con una de las mayores esperanzas de vida, unas 6.000 personas mayores están inscritas en la federación de Masters, que celebra más de 40 competiciones cada año en todo el país.
Miyazaki abrazó a su hija Kiyono, de 73 años, tras cruzar la meta después de 38.35 segundos, más de 20 segundos por detrás del ganador de la carrera Yoshio Kita, de 82 años.
"Me daría un cinco sobre diez por esto", dijo tras recuperar el aliento y copiar la reconocida pose de Bolt apuntado con el dedo al cielo.
"Antes de correr me he echado una pequeña siesta. ¡Gran error! Estaba tenso." "Sigo siendo joven por lo que es un proceso de aprendizaje, bromeó, con una sonrisa de oreja a oreja mientras se colocaba un sombrero de paja. Puedo correr durante otros cinco años".
Vocación tardía
A Miyazaki, nativo de Shizuoka, a 200 km al suroeste de Tokio, la vocación le vino bastante tarde. Empezó a correr a los 92 años, después de ver un día unas pruebas de deporte para mayores en televisión.
En el 2010 se convirtió en el centenario más rápido del planeta y ahora tiene la vista puesta en su próximo reto. "Es por lo que estoy entrenando", dijo Miyazaki, que pierde valiosos segundos al inicio de las carreras porque no oye el pistoletazo de salida. "Mi cumpleaños es el mes que viene y ese es mi objetivo", añadió.
Solo necesita cruzar la meta para establecer un nuevo récord, dado que no existe ninguna marca en la categoría de entre 105 y 109 años.
Después de que Miyazaki abandonara la pista, Misue Tsuji, de 85 años, lanzó un peso a 4,73 metros. Antes estableció una marca de 2,07 metros en la disciplina de salto largo. Y marcó también un nuevo récord de 13,85 en 60 metros lisos femeninos. "Empecé a hacer atletismo cuando tenía 81 años", dijo.
"Mi marido murió y pensé que no tenía sentido quedarme dando vueltas en casa sola". Tsuji participará con Miyazaki en los campeonatos del mes que viene de Asia Masters en el noreste de Japón.
"Sufrí una pequeña caída el año pasado e iba a parar", dijo Tsuji. "Pero mi hijo me dijo que puede que no me quede mucho por vivir, así que hago lo que me dice. Seguiré yendo mientras esté en este mundo".
Debut en Honolulu
En Tokio, Yoko Nakano, de 78 años, se prepara por su parte para batir su nuevo récord. Corrió su primer maratón a los 70 años "para divertirse" cuando estaba de vacaciones en Honolulu -en 4h04:44- y ahora posee el récord en la categoría de 75 a 79 años, al igual que las plusmarcas en los 3.000 y 5.000 metros.
"Estábamos de vacaciones y pensé que podríamos correr", dijo sonriendo. Su plusmarca en maratón es de 3h53:42. Nakano, que también corrió los maratones de Nueva York y Boston, se recuperó de una operación de estómago el año pasado caminando por los pasillos del hospital a modo de reeducación. "Caminé unos siete kilómetros diarios en el hospital", dijo. "Supongo que soy demasiado cabezota para abandonar".

 It's all diet related; diet has the power to switch genes on and affect everything from disease prevention, reducing cancer cells and ultimately controlling your quality of life.

Just do some research into how many centenarians are 'larger' built... pretty much none of them. Have a look at the countries that typically have the people that live the longest. Hormones in food play a massive part in health as you move through your life. When you start to bring in other countries that don't eat a typical Western type diet (Japan, rural China, the Okinawans etc) then you you can start to piece things together.

It's not just the meat, it's the whole picture. The hormones the animals are fed play a huge part in the development of todays children for example, it is no longer uncommon for girls to get their first period at 7, 8 or 9 years old.

The average age for menstruation right now, in the Western world is 12.
The average age for menstruation in rural China is 17.

This is not due to race or genetics; the only difference is what the girls are eating.

Show me one big framed 90+ year old that died of natural causes and I will show you 100 smaller guys that died of old age. Being big doesn't have to be unhealthy, but it isn't the best route to choose if longevity is something that's important to you.