miércoles, 31 de agosto de 2011

Edad: 121 años- SECRETOS LONGEVIDAD

Secrets

dvd cover

films are made by Valery Mamonov

“Live Long with Freedom,”Valery Mamonov, Ph. D.
121 min
cd cover

“There is a Cure for Diabetes,”Dr. Gabriel Cousens, MD
88 min

Attitude

Whatever happens in your life, whatever comes to you welcome them with “I love it” attitude. Develop a positive attitude, don’t allow negative thoughts and words. Avoid mixing with negative people. Avoid watching TV news, it is not very uplifting.
When we age, we often find the annoying and disappointing signs on our face and body: another wrinkle, more gray hair, the skin on our elbows is flabby and not elastic anymore, and so on. The chain of other unpleasant thoughts begins: we are becoming unattractive, the opposite sex will never love us again, we are becoming really old, and so on. These self-humiliating thoughts actually have little in common with reality.
Attitude is what is really important. The American comedian, George Burns, who lived to be 100 years old, was asked about the secrets of his vigor, prosperity, and longevity. He
answered in one word, “Attitude. If you have a problem getting a twenty-two year-old girl, get a twenty-four-year-old," he wrote when he was eighty-six years young.

Longevity and Attitude toward Aging

Some scientists and gerontologists believe that the stereotypical thinking now common in most societies--that we can live just seventy to eighty years--confines our lives to
that age. If societies of the future expand this stereotype to 100 to 120 years, we will live that long.
Some people, though, are ahead of the societal trend and have a strong determination to live 100 years or more; they believe that their determination helps them achieve the advanced age.
Mr. Sasaki, eighty-three, whom I met in the National Diet Library in Tokyo is that kind of highly determined person. He is a survivor of the Hiroshima atomic bombing and is confident that if God spared him in that disaster, He will
also grant him a 100-year-long life. Mr. Sasaki looks vigorous and full of energy, and his round face emits life force. He is engaged in Biblical research and plans to write a few books.
At the coffee shop where we sat for a while, he ordered an ice cream for himself, which indicated to me that he belongs to the Yang type, which is very good for his advanced age. He asked me a few questions about myself, then took a pendulum out of his pocket and suggested that we check my energy level. He placed the fingers of his right hand on my wrist and held the upper end of the pendulum against the “third eye” location on his forehead, allowing it to swing in circles. Referring to a chart on a small card, he told me that I have a lack of vitality. I agreed with him because I had been feeling that my batteries were somewhat discharged.
As for me, I attributed my lack of energy to the alternate dry fasting that I had undertaken the month before and from which I was still not fully recovered. However, Mr. Sasaki's judgment was totally different. “You are taking everything too seriously and thinking too much, that is your problem,” he told me. “Keep for yourself 1 percent and leave the remaining 99 percent to God. You have to pray and God will give you energy. Let’s pray together,” he suggested. Then, keeping both of my hands together, he started the pendulum
swinging again. The circular motion across my hands gradually changed to a lengthwise path, and that was a good sign to Mr. Sasaki. “Pray to your God Yehova,” he said.
However, some people say that a determination to live long has nothing to do with reaching 100 years of age. “If someone decides to live a long life, the probability to achieve 100 years is close to zero,” according to Hajime Mizuno in his book, Japanese Men Born in 1924-1933 Cannot Live Long. He
adds that whether a person will live to 100 is 80 percent redetermined at his birth. It is not just a matter of longevity genes, but rather one’s ability to resist diseases – the strength of the immune system -- that matters; the ability to make efforts for one’s own health does not help much, in his opinion.
Watch my film “Live Long with Freedom,” read my book by the same title, which is a wording of the film. Read other inspirational books. 

Selfishness

Do not allow others to control your life, be selfish in doing things that are good for you.
Make yourself priority #1. If they don’t like the way you behave, it is their problem, not yours. Be an observer more than a mess maker. Whatever you do, never feel guilty. You’ve done everything right, for that moment and situation. They are sometimes above you and you have to comply with them.

Restriction

The longevity seeker is advised to choose a personal health program through understanding his or her unique body constitution and personality. Good health and longevity may be achieved if one:
• restricts basic biological needs for food, protein, water, and oxygen taking inside the body a minimum necessary just for survival
• takes good care of the body, supplying it with nutrition-rich live foods and exercise, and adheres to a healthy lifestyle
• chooses a diet, activity, and lifestyle appropriate to individual type
• takes control over emotional and mental states and learns to cope with stress to achieve peace of mind
Major features of lifestyle are discussed in detail in the book, along with many other factors affecting longevity. I herein stress that conscious effort and hard work are absolutely necessary to achieve lifelong fitness and longevity.

Abundance

The longevity seeker is advised to choose a personal health program through understanding his or her unique body constitution and personality. Good health and longevity may be achieved if one:
• cultivates and lets bloom in abundance individual talents, creativity, skills, and crafts
• exercises the brain and strives for intellectual development and spiritual growth
Major features of lifestyle are discussed in detail in the book, along with many other factors affecting longevity. I herein stress that conscious effort and hard work are absolutely necessary to achieve lifelong fitness and longevity.

12 Longevity secrets

The Longevity Personality
Top Twelve Longevity Secrets
(concise version of the film/book “Live Long with Freedom”)
12. Know your body and personality type
We are all unique. Thou shalt know thyself. Do self-assessment. The book “Control for Life Extension. A Personalized Holistic Approach,” helps you understand your unique body and personality type and do everything right for your type. Eight Western and five Oriental diagnostic systems are used for self-assessment: heredity, lifestyle, Blood type, metabolic type, somatotype, personality type, instincts, temperaments, Ayurvedic dosha type, Yin-Yang type, Five Elements type, Chakra profile, and horoscope. Self-assessment is done through charts - you highlight entries in the charts that are appropriate for you, count them and put result of the assessment on the graph. After you are done through all 13 systems, you will have your unique multifaceted profile. Food choices for your type are at the end of the book. Other features of lifestyle suitable to your type are all over the book.
11. Eat less animal protein and fat
Avoid excessive protein and fat consumption, especially animal proteins. We need much less protein to stay healthy and fit, than most nutrition authorities recommend. Protein is a double edge sword. It leaves toxic residue: uric acid, area and ammonia. Excessive protein consumption is strongly linked to increased death rate of cancer – graph for 87 countries. My finding is in sync to Dr. Colin Campbell book The Chine Study and Dr. Neil Nedley’s book Proof Positive.
10. Don’t bring inside man-made food, bring in life food
Avoid or minimize bringing inside your body man-made food including sugar and white flower products, animal and dairy products, salty food, most processed fats, oils and fried foods. Instead, maximize your intake of living foods, such as wild and organic greens, fruits, berries, vegetables, seeds, nuts and some mushrooms and fermented foods. Blood type A people need, though, small amounts of organic meats, eggs and dairy products.
9. Drink green juices, eat green smoothies
Drink fresh green and vegetable juices every day. Eat green smoothies made from vegetables, seeds and nuts sprouts and leafy greens. Invest into wheat grass juicer and powerful blender. Juice and smoothie bars are plentiful nowadays. If you don’t like their recipes, you can bring your own flax seed sprouts, barley grass, almonds and pumpkin seeds soaked in the water and ask them to make a juice or a smoothie for you.
8. Eat your twelve longevity super foods
Eat your twelve longevity super foods: sea weed, flax seeds, pomegranates, aloe vera, garlic, bee pollen, broccoli, apricots, grapes, prunes, seeds/nuts and green leafy vegetables including sprouts. Eat your superstar longevity food - sea weed. Put it and other longevity foods in the powerful blender like Vita Mix for braking into tiny particles for better digestion. It blends in seconds and thus minimizes oxidation.
7. Eat less calories
Practice a calorie restriction. The less you eat, the longer you live. Food is a double edge sword – it gives us life and takes it away. Don’t worry about your life long food intake - lasting longer, you will eat more in the long run. Daily calorie intake and longevity graph has an optimal peek for long lived people and centenarians – they eat in average 1,500 cal a day, as compared to 3,400 cal for an average American. Spiritual breatherians (well documented cases of people who abstained from food for decades) and sumo wrestlers of Japan on both extremes of the graph do not live long. My finding is in sync with an article in the Wall Street Journal on calorie restriction.
6. Move your body, exercise your brain
Do aerobic, resistance, breathing and flexibility exercises. Do yoga, go to sauna, you need to sweat to expel toxins from you body. Long lived people are slim and trim.
5. Cleanse and purify yourself and your house
Cleanse and purify your body, avoid pollutants and rid of toxins, bacteria and parasites. Multiple pollutions: air, water, food, EMF, sound pollution and sick people around us and acidifying cooked food all put a great stress on our elimination organs. We suffer of constipation, toxic liver, gallbladder, liver, kidneys and bladder stones, slugged lymphatic system and clogged arteries. Enemas for colon cleanse, liver-gallbladder flush, kidneys flush, lymph and blood vessels cleanse can be done at your home. Decaying teeth are deadly for our vital organs. Invest your money and time into dental clean up. Move out of your house tons of unnecessary things.
4. Become best friends with temperance and moderation
Practice moderation, temperance. Frank Shomo, who lived to be 108, used to say, “Don’t bend elbow too much.” Simplify your life and get rid of many belongings that take space in your head and in your home.
3. Express yourself, have fun and be Here and Now
Avoid worrying about the future or regret about past, and be here and now. Time stops running now and you don’t age, if you live here and now. And express yourself freely Rest a lot and, if you are irritable, have a few more hours of sleep, you will feel much better. Practice easy-going behaviors and be confident and content. Focus on having lots of fun and enjoy your sexual relationship. Have your partner to eat garlic too and enjoy your anti-inflammatory sex life often and for many years ahead. Don’t allow yourself to be depressed, often by an insignificant reason. Don’t insist on others doing things your way, allow them to express themselves. Live your life and let them live their own life. But do not allow others to control your life, be selfish in doing things that are good for you. Make yourself a priority #1. If they don’t like the way you behave, it is, like with garlic, their problem, not yours. Be an observer more than a mess maker. Whatever you do or behave, never feel guilty. You’ve done everything right, for that moment and situation. They are sometimes above you and you have to comply with them.
2. Marry Peace of Mind and Be Happy
Be happy, laugh and joke a lot. Have a hobby of doing something with your hands like playing organ or collecting items like jokes. Develop a positive attitude, don’t allow negative thoughts and words. Avoid mixing with negative people. Remember, sick and depressed people make us sick. Avoid watching TV news, they are not uplifting. Watch out. Whatever comes to you, be happy with it. Forgive those who made you harm, but not forget. Repay your injury with being kind to them, they did not mean it, they are good people and it was just their illness acting for them. Learn from the mistakes of others more than from your own mistakes. Do prayers, practice meditation. Take a stressful situation as an opportunity to manifest your strength. Improve your health and prolong your life doing everything with passion. Be strong, because others will be against you. Start loving yourself. Gods and Universe created you and gave you a blessing of life. Enjoy it. Enjoy your life in America. America is the greatest country in the world and you are fortunate to be born in it. Don’t take it for granted, appreciate it. Start your day with a gratitude to the Creator that you are alive and well, with prayer, meditation or with positive affirmations. Believe in God. Connect to your spiritual self.
1. Avoid injuries, trauma and doctors
Avoid injuries and psychological trauma. More than looking for entertainment or pleasures, The longevity personality is a master of avoiding harm of any kind. They drive safely and do their daily activities in their home and out there with security and precautions. They don’t engage in dangerous activities, over-strain with physical exertions or put themselves in a stressful situation. The longevity personality avoids doctors, both allopathic and alternative, unless in case of emergency. They think doctors are not bad guys, they just don’t know the cause of person’s illness and don’t understand their unique type. Their drugs, antibiotics, and treatments all have a strong side effects including death. Regular medical check ups and non-invasive tests are necessary, though. The longevity personality takes a good care of themselves, invests their time and efforts in their health and fitness, and prefers to be self-sufficient. They free themselves from help outside, unless it is absolutely necessary. They have reclaimed ownership for their life. We can definitely learn from them to be healthy and happy, enjoy our life and LIVE LONG WITH FREEDOM.



Una indígena brasileña de casi 121 años

Se cree que esta indígena brasileña es la persona de más edad del mundo, puesto que pronto cumplirá 121 años. Desbancaría en el puesto a Besse Cooper, la estadounidense que ya aparece en el Libro Guinness de los Récords tras soplar sus 115 velas en un asilo de EE.UU.

Se trata de María Lucimar Pereira, indígena "kaxinawá" y que vive en el oeste de la Amazonia brasileña. Según asegura, pasará su cumpleaños, el próximo 3 de septiembre, con su familia, según aseguró este martes Survival.
María Lucimar Pereira nunca ha vivido en una ciudad y atribuye su longevidad a un modo de vida saludable, ya quesólo come alimentos naturales de la selva: carne a la brasa, mono, pescado, manduca (o yuca) y gachas de plátano. No toma sal, azúcar o alimentos procesados.
A pesar de sus casi 121 años, Pereira se mantiene saludable y relativamente activa, camina por la aldea para compartir historias y va frecuentemente a visitar a sus nietos en las cercanías. Sólo habla «kaxinawá» y de vez en cuando viaja al pueblo más cercano, Feijó.
Su certificado de nacimiento fue aprobado en 1985 y muestra que nació en 1890. Sin embargo, la longevidad es algo frecuente en su comunidad, ya que uno de sus residentes afirma que 4 de sus 80 habitantes superan los 90 años.
la vida de Pereira abarca un siglo que ha sido testigo de cambios dramáticos, especialmente las devastadoras consecuencias sobre los indígenas de la fiebre del caucho, que asoló la región a finales del siglo XIX y exterminó al 90% de la población indígena en una ola de esclavitud y brutalidad.

Comer menos mantiene joven el cerebro 

Una dieta rigurosa estimula la presencia de una molécula que actúa directamente sobre la longevidad y el funcionamiento del cerebro.

imagen del cerebro humano
Ya esta más que confirmado que a nuestro cerebro no le gusta la sobrealimentación. La obesidad puede producir, entre otros múltiples efectos negativos, el envejecimiento prematuro del tejido cerebral. Pero ahora, científicos de la Universidad Católica de Roma comprobaron que con una dieta estricta estimulas aquellas moléculas que mantienen joven al cerebro.   
De acuerdo al estudio que llevaron a cabo los investigadores italianos, ensayando con ratones, el restringir las calorías se asocia no solo con la longevidad, sino que afina las capacidades cognitivas y reduce el comportamiento agresivo. Pero lo más sorprendente en este experimento fue el comprobar que el cerebro de los roedores que fueron sometidos a una rigurosa dieta, se mantenía notablemente más joven que el del resto.  
Pero el logro más significativo que consiguió este equipo de científicos, fue la identificación de una molécula específica que se activa con la restricción de calorías y que desempeña un rol fundamental en la dinámica cerebral. Se trata de la CREB1, la cual activa genes ligados a la longevidad y a un funcionamiento más eficiente del cerebro, además de que ayuda a regular la memoria, el aprendizaje, y el control de la ansiedad. 
Y si bien la CREB1 ya había sido detectada, hasta ahora se ignoraba la correlación directa entre las dietas y su estimulación. 
Este hallazgo nos remite al plano de los ayunos místicos, practicados en diversas religiones, y pudiese ser aprovechado, responsablemente, como una herramienta para refinar nuestros procesos cognitivos.

----------
Una vida sencilla alejada de los grandes núcleos urbanos, la comida natural con predominancia de la dieta vegetariana y la actividad física cotidiana, la mayoría de las veces para ocuparse de un huerto familiar. Estos son algunos de los factores clave que tienen en común la inmensa mayoría de personas que superan los cien años en un estado de salud envidiable. Nos lo cuenta Guillermo Caba.

A lo largo y ancho del planeta, la existencia de este tipo de individuos que llegan al siglo de vida en estas condiciones… pone en jaque los presuntos beneficios que nos brinda nuestra sociedad urbano-industrial autodenominada del bienestar. Son, en suma, el testimonio viviente de que tras la cortina de información sobre los presuntos beneficios de la moderna medicina, está el hecho de que ésta quizás no se ocupe -o no quiera ocuparse- de aquellos factores que permiten que los seres humanos puedan vivir una vida de relativa paz y salud hasta una edad muy avanzada.

Para indicarlo claramente, cuando se han llevado a cabo estudios que analizan los elementos fundamentales que contribuyen a vivir una existencia plena y centenaria, no aparece, por ningún lugar, el acceso a los modernos servicios de salud de los países industrializados.

Es por este motivo que los lugares en donde acostumbra a haber un porcentaje elevado de ancianos centenarios se sitúa, normalmente, al abrigo de la civilización. Así, Vilcabamba, una población situada en el corazón de los Andes ecuatorianos, se la conoce como el Valle de los Centenarios. Otros lugares privilegiados son la región del Cáucaso, zona que abarca Georgia, Armenia y Azerbaiján, el valle del Hunza, en el Himalaya Occidental, o la isla japonesa de Okinawa.

En estos enclaves, que también poco a poco van sucumbiendo al “progreso”, sus habitantes viven al margen de la sociedad de la cantidad, de la competencia, de los récords de audiencia, de la maximización de los beneficios o de lo que sea. En este sentido, es muy revelador que el menorquín Joan Ruidavets, que al cumplir 114 años se le reconoció como el hombre más anciano del mundo, se preguntase con ironía: “¿Por qué es tan importante figurar en el libro récord de los Guinnes?”.



NO ES ALGO GENÉTICO

Sobre el papel que juega la genética a la hora de permitir el que vivamos o no muchos años, hay que indicar que un estudio sobre la salud de Joan reveló que, precisamente, no tenía condicionantes genéticos que favorecieran su longevidad. Los investigadores concluyeron que la buena salud del menorquín se debía a la combinación de factores medioambientales y del estilo de vida: era oriundo de un pueblecito de Menorca, Es Migjorn, su dieta era mediterránea y hasta los 102 años iba en bicicleta a cuidar el huerto familiar. Mal les pesase a los bioquímicos, no había nada patentable entre los factores que contribuyeron a la longevidad.

En este sentido, de acuerdo con el estudio ¿Cuál es el secreto de la larga vida de los centenarios?, del médico gerontólogo Víctor López García, otro de los factores que contribuyen a la longevidad es que las personas centenarias tienen confianza en sí mismas. Dicho claramente, más que haberse pasado la vida haciendo caso de los consejos de moda que provienen de las políticas sanitarias -siempre marcadas por los intereses económicos y de loobies-, lo que sobre todo han hecho estas personas a lo largo de su vida es lo único que podían hacer en estos entornos cerrados: escucharse a sí mismas. Forman parte, en definitiva, de la generación de individuos que, al abrigo de un mundo sencillo y cercano a la Naturaleza, no recibieron vacunas cuando eran niños; nadie les dijo lo que tenían que hacer cuando se llegaba a la menopausia; no escucharon los consejos del verano que inundan los medios de comunicación a principios de julio o si a partir de determinada edad es muy peligroso el no hacerse mamografías; ni tampoco escucharon los consejos publicitarios para llevar una dieta sana.



1 KILO DE CHOCOLATE

Sea como sea, lo más interesante es que cuando se les indica cuál es el secreto de su longevidad no hay ni uno que diga que fue gracias a un médico o a determinados medicamentos. En este sentido, la persona que actualmente ostenta el récord de longevidad con 122 años, Jeanne Calment, atribuía su avanzada edad al aceite de oliva que utilizaba para cocinar, al vaso de porto y al cigarro que fumaba después de comer -hábito que abandonó a los 117 años-, y al kilo de chocolate que se zampaba cada semana.

En este orden de cosas, en el trabajo de Víctor López García, también se menciona entre los factores que contribuyen a la longevidad el sentido de la independencia.
Según este médico, las personas longevas “suelen saber lo que quieren y tratan de conseguirlo” y, lo que es más importante, esto lo llevan a cabo “muchas veces con independencia del criterio de los demás”.

Así, Remei Company Ventura, natural de la localidad barcelonesa de Castellar del Vallès, de 108 años (y que, por cierto, es la abuela del que escribe este artículo), hasta los 105 años rechazaba ayuda para caminar, subir y bajar escaleras o hacerse la cama. Y tampoco está de más indicar que, si se terciaba, este rechazo lo manifestaba con el gesto de levantar el bastón ante su propio nieto.



LAS MENTIRAS DE LA TV

De la misma manera, los centenarios son personas que, muy al contrario de dejarse llevar por una actitud pasiva ante la vida, mantienen una actitud activa en su cotidianidad. Así, Remei me confesaba hace un par de años que:

“¿No sé por qué la gente ve la televisión?    ¿No se dan cuenta de que sólo dicen mentiras?”.

Por lo demás, esta modista de profesión estuvo hasta los 105 haciendo sus ejercicios matinales de respiración así como sus labores de ganchillo. Para decirlo de alguna manera, Remei se jubiló a los 105 años porque lo que hacía daba un sentido a su vida. Y éste es un patrón calcado a otros centenarios como Joan Riudavets, quien se ocupaba del huerto hasta los 102 años, o Jean Calment, que iba en bicicleta hasta pasados los 100.

Otro de los aspectos presente en la mentalidad de los centenarios a la hora de afrontar las propias vicisitudes es la ironía con que se ven a sí mismos. Así, cuando Jean Calment cumplió 120 años le preguntaron qué futuro le esperaba, a lo que respondió: “Uno muy corto”.

Y esta actitud positiva ante la vida, este humor envidiable, se refleja en una conversación que en noviembre del 2002 tuve con una anciana, que se rompió la cadera, y que conocí en un hospital en donde acudía de voluntario. Era de un pueblecito de la provincia de Tarragona. El diálogo se desarrolló, de forma más o menos literal, de la siguiente manera:



- ¡Huy, cuando salga de aquí tenemos que ir a la sala de baile!

- Caramba, pero usted es muy mayor, ¿no?

- Tengo noventa y cuatro años. Pero esto no es nada.

- ¿Ah no?

- Qué va, joven, mi tío vivió 115 años, y otro familiar del pueblo 107.

- ¿Ciento quince? ¿Pero cómo…?

- En cambio mi tía tuvo la mala suerte de tener un accidente y murió con 100.

- ¿Qué le pasó?

- Se cayó del caballo.





SIN MIEDO A MORIR

En este sentido, otro elemento que tienen en común la mayoría de los superancianos es la ausencia del miedo a morir. Dicho de otra manera: no hay nada que contribuya tanto a que las personas muramos sin alcanzar los cien años de forma saludable como el miedo a la muerte y, más concretamente, a que hayamos hecho de la muerte un tabú. Y quizás el factor angular subyacente que caracteriza la Sociedad del Conocimiento, de la cantidad, ¿no será precisamente el que hayamos rehuido una realidad tan natural e imponderable como el de la muerte que nos espera a todos y que por este motivo nos veamos lanzados a un mundo en el que cualquier entretenimiento y diversión actúa como narcótico para evitar el estar aquí y ahora con nosotros mismos? Quizás, para poder afrontar esta realidad debemos volver a la sencillez, disolver dentro de nosotros mismos las ambiciones esclavizantes y que sólo son el producto de compararnos los unos a los otros.

Por este motivo, no es de extrañar que en países en donde todavía se mantiene un tipo de vida anterior al de la Revolución Industrial se notifiquen de forma periódica la existencia de centenarios. Sin embargo, estos superabuelos no se consideran auténticos porque no disponen de partidas de nacimiento. A pesar de ello, sus testimonios son totalmente verosímiles porque no se vislumbra en ellos ningún afán de protagonismo. Sencillamente, cuando se lleva a cabo el censo nacional estas personas declaran con toda naturalidad su edad al inspector de turno.

Debido a que su modo de vida es el que la medicina establece como arquetipo para alcanzar la longevidad, podemos sospechar que la mayoría de los casos son auténticos. A estos factores ya mencionados de la alimentación sencilla o vivir en contacto con la Naturaleza, se suman otros como habitar entornos saludables libres de contaminación atmosférica y acústica, así como otro totalmente fundamental: en estas comunidades tradicionales continúa vigente el rol del anciano. Es decir: el abuelo -o deberíamos decir superabuelo- juega un papel importante: el de formar parte del consejo de ancianos que tiene por misión transmitir su sabiduría vital. Ellos tienen algo de lo que no disponen los demás y que no puede comprarse: memoria y experiencia, motivo por el cual son escuchados.



CULTURAS VERNÁCULAS

Esto es posible por dos motivos: por un lado, son culturas que han variado muy poco con el paso del tiempo, de manera que el anciano se reconoce en el mundo de los más jóvenes. Por otro lado, los ancianos se han pasado la vida resolviendo problemas útiles para la supervivencia pues han sido agricultores, zapateros…, por no hablar de los auténticos chamanes. Es decir, sus trabajos tenían por objetivo cubrir las necesidades básicas de supervivencia. Y ahí el anciano sí que tenía una sabiduría que es importante transmitir. La mayoría de los trabajos de hoy en día, por el contrario, tienen su razón de ser en cosas externas a nuestras necesidades básicas: trabajar en una fábrica para engordar los beneficios de una empresa, o de funcionario para incrementar el poder de un politburó de políticos. En el mejor de los casos, trabajar para tener un sustento económico con el que vivir, pero sin que a nadie le importe si su trabajo contribuye a que vivamos en un mundo mejor.

Entre estos ancianos del mal llamado Tercer Mundo, que de forma periódica aparecen en los medios de comunicación, tenemos el marroquí Siddi Kaddour Maksouri, que en el 2010 cumplió 123 años. Su modo de vida era un calco de los factores que caracterizan a los centenarios y que pueden resumirse en una palabra: sencillez. Es decir, Siddi Kaddour se alimentaba de pan de cebada, aceite de oliva, dátiles, frutas de temporada y legumbres. Por lo demás dormía en el suelo sobre una cubierta de heno. Por su parte la cubana Juana Bautista de la Candelaria Rodríguez alcanzó los 126 años. Esta anciana, a quien poco le debía importar figurar en el libro Guinness, mostraba gratitud hacia lo que le había dado la vida y aseguró que “espero llegar a los 130”. Asimismo, Juana atribuía su salud “al aire puro del campo, una dieta adecuada y un corazón que siempre ha estado lleno de amor”.





145 AÑOS

Un caso más extraordinario se dio a conocer el año pasado en la aldea de Bukit Batrem, en la isla de Sumatra. A la hora de hacer el censo encontraron que una anciana llamada Katemi reconocía que había nacido en un poblado de Java en 1865. Es decir, que la venerable Katemi tenía 145 años. A pesar de que era imposible de confirmar, lo cierto es que tres de los nietos y bisnietos de la anciana indicaron a los inspectores que a Katemi le gustaba de contar historias de su juventud durante las épocas coloniales de los portugueses, los holandeses y los japoneses.

Puede ser que la piedra angular para vivir una dilatada existencia en paz pase por cierta forma en que enfocamos nuestra vida y nos relacionamos con los demás en nuestra cotidianidad. Al fin y al cabo, este es el substrato subyacente al que apuntan todos los estudios científicos sobre los factores que favorecen la longevidad. Y quizás Jean Calment, que tenía una experiencia de vida extraordinaria, apuntó a lo fundamental cuando reconoció en cierta ocasión que “viví de una manera recta, transparente y no me arrepiento”. Y esta idea tan simple nos debería hacer reflexionar. Al fin y al cabo tampoco es patentable y está disponible para cada uno de nosotros.



Guillermo Caba





EL PEOR PROYECTO…

EN EL VALLE DE LOS CENTENARIOS

Cualquier persona mínimamente inteligente entiende que la mejor manera para conocer algo es transformarse en ese algo. De esta manera hacemos bueno el dicho de que, si quieres saber lo que es un pez, no lo saques del agua. Lamentablemente, esto no lo han entendido los promotores del Centro de Investigación Gerontológica (INGER) de Ecuador que se acaba de edificar en Vilcabamba, en pleno Valle de los Centenarios. El centro, que ha costado 2,3 millones de dólares, ocupa una extensión de 2,4 hectáreas y no hay nada en él que sea un reflejo de los factores angulares que contribuyen a la longevidad.

El edificio tiene museógrafo, administración, centro de computación, laboratorio, auditorio y locutorio. Además, tiene cinco aulas con capacidad para 30 personas cada una y está provisto de una cocina-comedor, dos suites, además de una zona de barbacoa. Por si esto fuera poco, dispone de servicios de Internet, 60 líneas telefónicas, pizarras electrónicas, 26 baños, cámaras de seguridad, generador de energía y un sistema que permitirá la transmisión en vivo y en directo de eventos desde y hacia otros destinos del país y del mundo. El INGER tiene como tarea inmediata crear una base de datos sobre la realidad demográfica de los muy mayores. Esto ha de permitir desarrollar una agenda que regirá el trabajo entre este grupo de población.

Y aquí la pregunta es: si entre todos los medios de los que dispone este centro no hay ni uno que contribuya a la longevidad de los habitantes de este valle, ¿para qué crear este centro? Dicho claramente: en vez de fomentar el debate y difundir entre las masas de las grandes aglomeraciones urbanas los factores que conducen a una vida longeva y saludable, han llevado el mundo de la cantidad y las estadísticas- exponentes de una mentalidad que no fomenta la longevidad- a este enclave. Sencillamente, este tipo de iniciativas contribuyen a resquebrajar la apacible y saludable vida de los ancianos que, si han vivido tantos y tantos años, es porque no han tenido que habérselas con un mundo que disecciona lo que pretende conocer, sin saber que de esta manera mata su objeto de estudio.

Alguien tendría que decirles a estos científicos y tecnócratas que hoy sabemos, a través de la epigenética y, sobre todo, a través de los trabajos que el Dr. Dyrk Hammer ha llevado a cabo desde hace más de un cuarto de siglo, que con nuestros pensamientos y sentimientos, modificamos la replicación de nuestro ADN y que, de esta manera, creamos o evitamos tener por ejemplo un cáncer.